abc Radio


Incertidumbre sobre políticas de EU frenan la actividad económica: BBVA Bancomer

  • Miércoles 22 de febrero de 2017
  • en Finanzas

Más allá de hechos concretos, la incertidumbre está frenando la actividad económica del país, y muestra de ello es que este año la economía mexicana podría alcanzar un crecimiento de apenas 1.0 por ciento, resultado de las dudas que genera entre los mercados las políticas que pudiera implementar el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consideró el Grupo Financiero BBVA Bancomer.

Carlos Serrano, economista en jefe de la institución financiera, afirmó que el proceso electoral en la Unión Americana y la toma de protesta de Donald Trump orillaron a revisar las previsiones de crecimiento de la economía mexicana para este año, y lo anterior, enfatizó, derivado de la incertidumbre que existe en torno a las políticas económicas, fiscales y comerciales que pudiera implementar.

“Nuestro pronóstico ha cambiado en dos ocasiones, nuestro pronóstico antes de la elección en Estados Unidos era de 2.3 por ciento, después de ello lo bajamos a 1.5 y cuando Trump asumió la presidencia lo bajamos a 1.0; las razones es que vemos que con la administración Trump, aunque no vaya a ver un daño estructural, lo que sí vemos es que esto puede traer algo de incertidumbre y va a desacelerar la inversión, al final creemos que la inversión se va a recuperar, pero en el corto plazo, el hecho de que las empresas estén esperando para tomar decisiones de inversión, eso desacelera la inversión y eso desacelera el crecimiento”, comentó.

De tal manera, en caso de concretarse la expectativa de BBVA Bancomer, el crecimiento de 1.0 por ciento que alcanzaría la economía en este año sería el más bajo de los últimos nueve años, es decir, desde la contracción de 4.7 por ciento que se registró en 2009.

Incluso, en caso de materializarse dicho pronóstico, resultaría que la economía mexicana habría alcanzado un ritmo de crecimiento promedio anual de 1.88 por ciento en los primeros cinco años de la presente administración federal, similar al reportado en el mismo periodo del Gobierno de Felipe Calderón.

El analista dijo que las actuales expectativas para México ya no son tan negativas como se plantearon a inicios de año, sobre todo cuando se generó alta volatilidad por la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y las respectivas amenazas en materia de migración y comercio internacional.

Por ello, el especialista de BBVA Bancomer considera que existen elementos para vaticinar que el peso mexicano podría continuar ganándole terreno al dólar estadunidense y con ello colocarse el tipo de cambio por debajo de los 20 pesos.

“Si prevalece la racionalidad económica, sobre la retórica política, no se debería trastocar esta relación comercial, porque también Estados Unidos gana, entonces creemos que Estados Unidos se ha beneficiado; decir que hay un déficit de 60 mil millones de dólares esconde la realidad, la realidad es que hay un comercio de casi 500 mil millones de dólares, en donde Estados Unidos vende casi 230 mil millones, entonces hay que poner ese déficit en perspectiva”, comentó.

Sin embargo, advirtió que también existen elementos para vaticinar un dólar hasta en 23 pesos, sobre todo si el presidente estadunidense concreta su amenaza de establecer un impuesto a las importaciones estadunidenses de 20 por ciento, tal como ha trascendido.

Finalmente, comentó que de seguir y agudizarse la política de deportación masiva de inmigrantes ilegales en Estados Unidos, se generaría un importante obstáculo para el desarrollo económico de ambos países.

“Una política de deportación masiva de trabajadores, en una economía que está en pleno empleo, pues estaría perdiendo empleos, sobre todo si se quiere impulsar un programa de infraestructura, se va a necesitar empleo, entonces sería complicado ver esa situación, porque si se llega a dar un tema de deportaciones masivas, y vemos algo más fuerte de lo que ya ocurrió durante la administración del presidente Obama, ahí no hay que perder de vista que la administración Obama deportó en sus ocho años a más de dos y medio millones de trabajadores, entonces sería desafortunado para la economía de Estados Unidos y la de México que tendría que absorber estos trabajadores de forma abrupta”, comentó.