abc Radio


La bitcoin se hunde en China tras una investigación del banco central

  • Viernes 13 de enero de 2017
  • en Finanzas

BEIJING, China. (EFE).- La cotización de la moneda virtual
bitcoin en sus principales plataformas en China se hundió ayer
más de un 15 por ciento después de que el Banco Popular (central)
abriera investigaciones sobre empresas locales que cambian esta
divisa electrónica.

La bitcoin alcanzó su pico reciente al cambio con el yuan el
pasado 5 de enero, en ocho mil 700 yuanes (alrededor de mil 260
dólares), y en la última semana su valor cayó cerca de un 40 por
ciento mientras las autoridades chinas revelaron que pretendían
regular la moneda virtual.

Tras lanzar advertencias sobre la volatilidad de la bitcoin, el
banco central chino envió el miércoles pasado inspectores a
empresas de Beijing y Shanghái a estudiar posibles manipulaciones
del mercado, lavado de dinero y concesiones de préstamos o cambios
de divisas no autorizados.

Aunque la autoridad monetaria no reveló si las empresas
investigadas habían cometido irregularidades o no, al conocerse
estas informaciones se agravó la caída del valor de la bitcoin
con respecto al yuan en las plataformas de intercambio chinas de
las jornadas precedentes.

En Huobi, una de las firmas que están bajo el escrutinio del
banco central, una bitcoin cotizaba hoy en el entorno de cinco mil
170 yuanes, un 18 por ciento menos que este miércoles y un 40 por
ciento menos que la semana pasada.

Junto a Huobi, OkCoin (también conocida como Bihang) en Pekín
y BTCC en Shanghái están siendo investigadas por las autoridades
chinas para comprobar si ofrecen servicios “más allá de lo
debido”.

Los departamentos de Finanzas municipales de Beijing y Shanghái
colaboran con el Banco Popular en esta investigación surgida por
la elevada volatilidad que registró la bitcoin en las últimas
semanas y ante el temor de que hayan podido ser utilizada para
sacar capitales del país.

La bitcoin había empezado 2017 con una fuerte apreciación, un
movimiento que los especialistas atribuían a la fuerte demanda
procedente del gigante asiático, en un momento en el que el yuan
cotiza en su mínimo con respecto al dólar desde 2008.