abc Radio


Los grandes productores de crudo afirman que el recorte funciona

VIENA, Austria. (EFE).- Los grandes productores de petróleo
aseguraron ayer que el acuerdo al que llegaron en diciembre pasado
para reducir la producción y apuntalar los precios está
funcionando a tal grado que ya se han retirado de circulación
hasta 1.5 millones de barriles diarios (mbd).

“Según nuestros datos, hemos visto un nivel muy importante de
cumplimiento y de compromiso con el acuerdo”, resumió Alexander
Novak, ministro de Energía de Rusia y uno de los presidentes del
comité que se creó para seguir el acuerdo, que ayer mantuvo su
primera reunión en Viena.

“Los resultados que hemos observado a principio de año están
excediendo nuestras expectativas. Muchos países van ya por encima
de lo acordado”, enfatizó.

Los trece socios de la Organización de Países Exportadores de
Petróleo (OPEP) más otros once grandes productores de crudo
acordaron en diciembre pasado retirar del mercado 1.8 mbd a partir
de enero para reducir el exceso de oferta que había mantenido los
precios a la baja durante los últimos dos años.

Aunque Novak no quiso cifrar el nivel de ese cumplimiento,
varios ministros participantes en el encuentro de ayer hablaron de
hasta 1.5 mbd, lo que supondría más de un 80 por ciento del
objetivo de recorte.

“Tenemos pruebas de un recorte ya de 1.5 millones de barriles
diarios; todo el mundo ha declarado su compromiso pleno. Teniendo
en cuenta todo lo que sé, espero que en febrero tengamos un
cumplimiento del cien por cien o incluso más”, declaró a los
periodistas Jaled al Faleh, ministro de Petróleo de Arabia
Saudí.

“Eso representa un alto porcentaje. Creo que estamos en el
orden del 70 o más por ciento”, evaluó por su parte su colega
de Venezuela, Nelson Martínez.

Tanto Venezuela como Arabia Saudí son socios fundadores de la
OPEP, el grupo que impulsó el acuerdo de diciembre y que asumió
un recorte de 1.2 mbd, mientras que el resto de firmantes se
comprometieron a sacar del mercado alrededor de 600 mil barriles
diarios adicionales, con Rusia asumiendo la mayor parte.

Para verificar el cumplimiento de este pacto se creó un comité
de cinco países: Argelia, Kuwait y Venezuela por la OPEP, más
Omán y Rusia en representación de los productores ajenos al
grupo.

El día 17 de cada mes emitirán un informe con datos
actualizados del cumplimiento, y el comité se volverá a reunir en
la segunda mitad de marzo, seguramente en Kuwait, y después
nuevamente en Viena durante mayo, justo antes de la conferencia
ministerial que la OPEP celebra el día 25 de ese mes.

Este recorte conjunto, calificado como histórico por Novak,
busca reducir el nivel de los inventarios de crudo, que en
diciembre de 2016 superaban los 300 millones de barriles el volumen
medio de los últimos cinco años, según los cálculos de la
organización.

De hecho, desde el anuncio del acuerdo los precios del petróleo
subieron hasta máximos de 18 meses y el barril OPEP, por ejemplo,
cotiza 17 por ciento más caro que antes del pacto.

Sin embargo, es esta recuperación del precio la que pueda
arrojar sombra sobre la efectividad del acuerdo, ya que un barril
más caro hará rentables de nuevo muchas explotaciones de crudo de
esquisto, especialmente en Estados Unidos (EU), que se abandonaron
cuando las cotizaciones estaban bajas.

Si muchas de esas explotaciones se reactivan, más crudo podría
llegar al mercado, reduciendo el efecto del recorte impulsado por
la OPEP.

Tenemos que “tratar de que no se produzca ese rebote (de
producción) inmediatamente. Porque realmente lo que pretendemos es
buscar estabilidad en el mercado, darle confianza al mercado
internacional, a los consumidores”, indicó a Efe Martínez.

La OPEP espera que ese aumento de la producción no anule el
efecto del recorte, ya que la demanda mundial podrá asumir la
llegada de ese crudo extra.

“No nos preocupa que la producción de esquisto de Estados
Unidos esté aumentando conforme los precios suben porque creo que
eso será consumido por el aumento de la demanda”, afirmó Esam
al Marzuq, ministro de Energía de Kuwait y que presidió la
reunión de ayer.

Al Marzuq recordó que el pacto de diciembre tiene una duración
de seis meses, prorrogable por otros seis, y que en mayo se
analizará la situación del mercado para ver si es necesaria esa
prórroga.