abc Radio


México está debilitado por firma compulsiva de TLCs: economista de la Universidad Anáhuac

  • Martes 31 de enero de 2017
  • en Finanzas

La firma compulsiva de Tratados de Libre Comercio (TLCs) con 46 países debilitó “grandemente” las reducidas fortalezas y ventajas comparativas de México “y no desarrollamos ventajas competitivas más allá de la industria automotriz, misma que fue realizada por las empresas armadoras extranjeras en México”, opinó el catedrático en economía de la Universidad Anáhuac, Arnulfo R. Gómez.

Entre las consecuencias más nefastas de este ilógico proceso se encuentran la ruptura y de-saparición de numerosas cadenas productivas, lo que se refleja en nuestra decreciente participación en la generación de riqueza, en la exportación y en la captación de la Inversión Extranjera Directa (IED) mundial, así como en la reducida creación de empleos y un deterioro enorme del nivel de vida de la mayor parte de los mexicanos, destacó el investigador.

Dijo que la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos, en principio parece negativa, sin embargo, hay un lado muy positivo que señalar, pues luego de mucho tiempo sin hacerlo, “ha puesto a pensar a nuestros altísimos funcionarios en la necesidad de, ahora sí, diseñar una estrategia, aunque en realidad ésta llegue con más de 24 años de retraso”.

“El problema ahora es que, como consecuencia de la pésima calidad de las instituciones públicas, será difícil que se pueda definir una estrategia con programas y políticas públicas realistas que se inscriban en un verdadero proyecto nacional de desarrollo y, menos, en uno regional”, subrayó el
experto.

Aseguró que el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) era la culminación del proceso de liberalización que se inició en  los años 80, en que hubo varias Reformas Estructurales que nos permitieron ser muy competitivos.

“El TLCAN se convirtió en el proyecto más importante para el desarrollo de México, sin embargo, no hubo complemento alguno que nos permitiera aprovecharlo, pues como lo he señalado en múltiples ocasiones, se adoptó un liberalismo dogmático teniendo como base el axioma de ‘la mejor política industrial es la que no existe’, lo que dañó enormemente a la economía mexicana al no haber una estrategia ni políticas públicas realistas que nos permitieran aprovechar adecuadamente el acceso preferencial al mercado de importación más grande del mundo y, en consecuencia, no pudimos integrarnos comercial ni productivamente con la región, como tampoco se pudo desarrollar un mercado interno fuerte”, indicó Arnulfo R. Gómez.