abc Radio


Niños abandonan los campos por la escuela en Nayarit

  • Sábado 8 de abril de 2017
  • en Finanzas

Alejandro Durán / El Sol de México

Enviado

TEPIC, Nayarit. (OEM-Informex).- Al menos 15 mil niños han sido rescatados de trabajar en los campos de tabaco en esta entidad en los últimos 17 años, a través de los centros de asistencia social Florece, esfuerzo en donde convergen el sector privado, el Gobierno federal y autoridades locales.

En este sentido, infantes desde año y medio y hasta 14 años de edad, que son hijos de jornaleros y que en su mayoría pertenecen a etnias de huicholes, mexicaneros, coras y tepehuanes, encuentran la oportunidad para seguir sus estudios, al tiempo que sus padres trabajan en la cosecha del tabaco en las tierras de esta entidad.

Ramón Sepúlveda, director de Jalisco, Desarrollo y Fomento (Jadefo), asociación encargada de apoyar proyectos de desarrollo rural, como el caso de los centros Florece, recordó que en el año 2000, la Universidad de Nayarit, juntos con autoridades locales, identificaron que en los plantíos de tabaco trabajaban hijos de jornaleros que provienen de comunidades lejanas, y que se veían en la necesidad de apoyar a sus padres para cubrir con la producción diaria, dejando a un lado su desarrollo educativo.

En este sentido, dijo que en 2001 nació el proyecto Florece, en donde participan la tabacalera British American Tobacco junto con el gobierno estatal y el Ejecutivo Federal (a través de las Secretarías de Educación y Salud), en donde se ha logrado rescatar a por lo menos 15 mil hijos de jornaleros que cada día ingresan y salen de las instalaciones de los centros, al tiempo que reciben atención médica, educación y cuidados primarios, mientras sus padres trabajan en la cosecha y producción de tabaco.

“Efectivamente el programa florece no garantiza que les va ir mejor, pero si les da las bases de un futuro más prometedor realmente no puedo decir cuando se vayan otra vez a las sierras ya no va a trabajar no podré decirles porque este es un programa donde vienen voluntariamente es lo que les comentaba que si se garantiza que en las parcelas donde compra BAT si se erradicó el trabajo infantil”, comentó el responsable.

En esta entidad operan tres centros Flore (Amapa, La Presa y El Corte), que están ubicados en el municipio de Santiago Ixcuintla y que en promedio atienden cada año a mil infantes, quienes reciben educación prescolar, primaria y secundaria, con el objetivo de que puedan revalidar dichos estudios en cualquier otra institución educativa.

Amado Cepeda García, doctor del Centro Florece Amapa, agregó que otras de los servicios que ofrece el instituto es educación sexual, pues un problema que se ha identificado es que niños de 15 años se convierten en padres, lo que representa un condicionante para su desarrollo económico y social.

“Afortunadamente también tengo pláticas con ellos de responsabilidad, de la sexualidad los niños, tienen que ir creciendo haciéndose responsable de su sexualidad porque incursionar en la vida de los adultos es otra cosa es muy diferente, que conlleva una gran responsabilidad sobre sus cuerpos”, comentó.

Rodolfo Coronado, presidente de la Asociación de Interés Colectivo del Tabaco, respaldó este programa, toda vez que ha beneficiado a los nueve mil jornaleros y sus familias, al garantizar que sus hijos continúen con sus estudios y no tengan que realizar trabajos en los campos de cultivo.