abc Radio


Pide el IMEF no “echarse para atrás” en la liberación de precios de gasolinas

  • Miércoles 22 de febrero de 2017
  • en Finanzas

Alejandro Durán

A pesar del intenso calendario electoral que tendrá lugar este año, el Gobierno federal “no debe echarse para atrás” en el proceso de liberación de los costos de las gasolinas, aun y cuando existen factores económicos que presionarán al alza las tarifas, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En este sentido, Gabriel Casillas, presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del instituto, consideró necesario despolitizar el tema de las gasolinas, pues de lo contrario, advirtió, el Gobierno federal difícilmente alcanzará sus metas en materia de finanzas públicas, como revertir la tendencia alcista de la deuda y lograr un superávit primario en este ejercicio fiscal.

Por ello, en conferencia de prensa, el especialista pidió al presidente Enrique Peña y en particular al titular de la Secretaría de Hacienda, José Antonio Meade, no caer en la tentación de revertir el proceso de liberación de los costos de las gasolinas, pues afirmó que la historia ha demostrado que aplazar medidas económicas por intereses políticos genera graves consecuencias al país.

“Lo importante es no echarse para atrás, recordemos cuando el presidente Vicente Fox liberó el precio del gas LP y en quince días se echó para atrás, el aeropuerto de la Ciudad de México se echó para atrás, entonces esas son las decisiones que han sido muy desafortunadas y tienen consecuencias mucho más grandes para el país, en la medida en que no se echen para atrás, que sea más transparente, eso es lo que se tiene que hacer; entonces no hay que echarse para atrás y lo bueno es que es de corto plazo”, afirmó.

Al respecto, cabe recordar que en línea con lo estipulado en el decreto del 26 de diciembre de 2016, en este 2017 comenzó el proceso de liberación gradual del costo de las gasolinas, por lo que del primero de enero al 17 de febrero de este año se aplicaron precios máximos en 90 regiones del país.

Sin embargo, aun y cuando estaba estipulado en el decreto que el cuatro de febrero habría un ajuste en los costos de los combustibles, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), determinó congelar las tarifas por dos semanas más, lo que fue interpretado por analistas y agentes económicos como una medida política más que económica.

Finalmente, a partir de ayer, los precios máximos comenzaron a tener una vigencia de 24 horas.

Por ello, el representante del IMEF consideró oportuno que el Gobierno federal respete lo establecido en el decreto, como parte de la estrategia para sanear las finanzas públicas del país, pues la misma autoridad fiscal ha reconocido que el subsidio a las gasolinas implica un gasto anual de más de 200 mil millones de pesos, con cargo al erario.

“El tema más importante es despolitizarlos, tener un precio normal como en cualquier otro lado, en donde se rija por oferta y demanda eso es lo más importante, es un tema fiscal, el Gobierno no tiene los espacios fiscales como para estar defendiendo un precio de lo que sea, y menos de la gasolina que es un bien que se consume tanto, entonces si quiere lograr sus objetivos de un superávit primario este año además de parar la tendencia creciente de la deuda, tiene que permitir continuar este proceso de liberalización, lo cual lo vemos muy bien”, comentó.

En ese mismo tema, Adriana Berrocal, presidenta del IMEF, consideró oportuno avanzar en materia de transparencia, con el objetivo de conocer el método que utiliza la autoridad para definir los costos máximos de los combustibles.

“Algo que va a ayudar en este proceso es incrementar la transparencia en las fórmulas de cómo están calculando los ajustes al precio, en cómo se define un cambio abrupto, si es una función de un rango, de un porcentaje, si es en función de algún indicador económico, en cualquier cosa la transparencia y el seguir con los planes, independientemente de las razones políticas, sobre todo cuando ya se han aludido muchas razones económicas”, comentó.