abc Radio


Propone Escocia un plan para quedarse en el mercado único

  • Miércoles 21 de diciembre de 2016
  • en Finanzas

LONDRES, Inglaterra. (EFE).- La ministra principal del Gobierno
escocés, Nicola Sturgeon, presentó ayer un plan para que Escocia
permanezca en el mercado único aun si el Ejecutivo británico
negocia una salida total de la Unión Europea (UE) para el conjunto
del Reino Unido.

En una intervención en Bute House, su residencia oficial en
Edimburgo, la líder independentista subrayó que “la mejor
opción”, después de “una Escocia independiente dentro de la
UE”, sería que todo el Reino Unido se quedara en el mercado
único, a través del Área Económica Europea (AEE), y dentro de
la unión aduanera.

Pero, si esto no es posible -”como parece indicar la retórica
del Gobierno conservador” de la primera ministra, Theresa May-,
Escocia debería poder mantener un estatus “diferenciado”,
dijo.

Sturgeon insistió en que el documento difundido ayer, titulado
“El lugar de Escocia en Europa”, es un intento de “unir al
país en torno a un plan claro” y buscar una “solución para
Escocia” en el contexto del Brexit o salida de la UE, por el que
la región no votó.

Un portavoz de Downing Street confirmó que debatirán la
propuesta escocesa en una reunión en enero con todas las
autonomías y recalcó la voluntad de May de negociar con Bruselas
un acuerdo “que beneficie a todo el Reino Unido”.

Escocia e Irlanda del Norte votaron a favor de la permanencia en
la UE en el referéndum del pasado 23 de junio, en que un 52 frente
a un 48 por ciento de los británicos apoyó abandonar el bloque
comunitario, principalmente de Inglaterra y Gales.

En caso de que May, presionada por el ala dura de su propio
partido, acabe negociando un Brexit duro -que implique la salida
del mercado único, a fin de preservar el control de las
fronteras-, el Gobierno independentista escocés pide una solución
alternativa para Escocia.

Según se indica en el documento, la idea sería que la nación
histórica escocesa permaneciera en el mercado único y recibiera
de Londres los poderes necesarios para “mantener vínculos
paneuropeos” en asuntos de gestión propia, como Europol o el
programa educativo Erasmus.

Ello requeriría ampliar en general las competencias de la
autonomía que, en opinión de Edimburgo, debería recuperar áreas
de gestión regional ahora en manos de Bruselas, como agricultura,
medio ambiente, pesca o justicia, así como recibir nuevos poderes
en materia de ley laboral o de seguridad e higiene.

Sturgeon reconoció que un acuerdo diferenciado para Escocia
sería “complejo” y requeriría “voluntad política”, pero
recordó que la propia negociación del Brexit es complicada y no
tiene precedentes.

“Hay que tener en cuenta que existen arreglos diferenciados y
asimétricos dentro de la propia UE y el marco del mercado
único”, declaró.

Señaló además que el Gobierno de Londres ya ha mostrado
cierta disposición a ser “flexible” sobre el Brexit, sopesando
“varios enfoques para distintos sectores de la economía”.

“También tendrá que adoptar un enfoque flexible en relación
con Irlanda del Norte y Gibraltar, y el alcalde de Londres (el
laborista Sadiq Khan) también ha pedido un arreglo especial,
particularmente en el área de inmigración”, manifestó.

May se ha comprometido a mantener las fronteras abiertas entre
la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de
Irlanda, que sigue siendo miembro de la UE, lo que sienta un
precedente de libre circulación de movimiento con uno de los
Veintisiete.

Sturgeon aclaró que, en caso de que Escocia permaneciera en el
mercado único europeo mientras el resto del Reino Unido lo
abandona, se podría mantener la apertura fronteriza y comercial en
territorio británico.

La líder del Partido Independentista Escocés (SNP), que
gobierna con mayoría absoluta en Escocia, confió en que Londres
mostrará “flexibilidad” sobre la propuesta escocesa, a pesar
de que May ya ha descartado negociar acuerdos diferenciados para
las autonomías.

En caso de que no se defiendan los intereses de Escocia, el
Gobierno del SNP no descarta convocar un segundo referéndum de
independencia, después del que perdió en 2014, advirtió.