abc Radio


Reconsidera armadora china instalar planta en México y llevarla a Estados Unidos

  • Viernes 10 de marzo de 2017
  • en Finanzas

  • Great Wall Motor pretende construir su primera fábrica en EU

BEIJING, China. (redacción).- El mayor fabricante de vehículos todo terreno de China, Great Wall Motor, está reconsiderando su idea de construir una planta de automóviles en México y llevar el proyecto a Estados Unidos, con lo que se uniría a una creciente lista de automotrices que revisan sus estrategias de inversión, frente a las amenazas fiscales del presidente Donald Trump, de acuerdo a información de la agencia Bloomberg.

De esta manera, la firma, dirigida por el multimillonario Wei Jianjun, podría elegir a la Unión Americana para su primera planta de América del Norte, informó el director general de la armadora, Wang Fengyin. Cabe mencionar, que la compañía china tiene un centro de investigación en Los Ángeles y acelerará los preparativos para desarrollar versiones certificadas por Estados Unidos de sus vehículos utilitarios deportivos Haval, a fin de venderlos a partir de 2020, dijo Wang.

“Las decisiones siempre deben adaptarse a los cambios dinámicos”, dijo Wang, delegado en la Asamblea Popular Nacional de esta semana. Solía haber muchos fabricantes de automóviles que construían plantas en México, pero los cambios de Trump han afectado la toma de decisiones, agregó.

Trump ha prometido renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y ha criticado a compañías automotrices como General Motors y Toyota Motor  por producir autos en México y exportarlos al mercado estadunidense.

Por ello, ante las amenazas de impuestos punitivos a la importación, Ford Motor Co. y el fabricante japonés de autopartes Nisshinbo Holdings Inc. dijeron que desecharán o reconsiderarán nuevas plantas en México. Great Wall, con sede en Baoding, provincia de Hebei, es uno de varios fabricantes chinos de automóviles que esperan entrar a Estados Unidos con sus propias marcas.

Las propuestas de Trump y los legisladores aumentarían el costo promedio de un automóvil en EU por cerca de tres mil 300 dólares e incluso podrían reducir empleos estadunidenses porque los fabricantes de autopartes se surten de insumos en todo el mundo, dijo en una presentación del 8 de marzo Roland Berger GmbH, una empresa consultora con sede en Múnich.