abc Radio


Recortes a producción de crudo dependen de cooperación e inventarios

  • Miércoles 8 de marzo de 2017
  • en Finanzas

HOUSTON, Texas. (Notimex).- La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no extenderá su acuerdo para frenar la producción de crudo más allá de este verano, si otros países no hacen su parte para reducirla, advirtió ayer el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid Al-Falih.

“No vamos a soportar ‘la carga de los jinetes libres’ “, dijo Al-Falih al referirse a las naciones que sin recortar su producción petrolera disfrutan del aumento de precios provocado por los ajustes de la OPEP y otras naciones.

“Arabia Saudita no se permitirá el ser utilizada por otros. Mis colegas han oído eso en privado, y ahora lo estoy diciendo públicamente”, señaló el funcionario saudí al participar ayer martes como orador en el segundo día de la conferencia energética CERAweek, que concluirá el próximo 10 de marzo.

En diciembre pasado, la OPEP anunció un acuerdo entre sus miembros y otros países productores de petróleo, como Rusia, para reducir la producción de crudo en poco menos de 1.8 millones de barriles diarios.

El acuerdo ayudó a elevar los precios del petróleo a unos 50 dólares por barril y solidificar una recuperación, luego de los dos últimos años de precios bajos.

Al-Falih dijo que el acuerdo ha tenido un buen desempeño en los primeros dos meses, pero el mercado debe tener cuidado con la “exuberancia irracional”.

La continuidad del recorte a la producción, indicó, depende de cuánto bajen los inventarios de crudo en los próximos meses y el nivel de cooperación por parte de otros países que han prometido también limitar su producción.

Falih también sugirió que Arabia Saudita no apoyaría un recorte de producción a largo plazo, porque la historia ha mostrado que una intervención en el mercado “y una respuesta a los cambios estructurales es en gran medida ineficaz”.

“Es por eso que Arabia Saudita no apoya la intervención de la OPEP para aliviar el impacto de desequilibrios estructurales a largo plazo, en contraposición a abordar aberraciones a corto plazo”, dijo.

Esas aberraciones, explicó, incluyen crisis financieras, recesiones económicas, interrupciones inesperadas en la producción de petróleo y el exceso actual en los inventarios de crudo.

En su discurso, Falih también hizo un balance bajo la premisa de que la demanda de petróleo culminará pronto. Dijo que cree que las políticas de cambio climático y el advenimiento de la tecnología de combustibles eficientes no han apagado la “insaciable sed” del mundo por el petróleo.

La demanda de petróleo, afirmó, continuará creciendo de manera constante en las próximas décadas en lugares como China, India y Malasia.

Falih consideró las proyecciones de la demanda máxima de petróleo como “equivocadas” y dijo que podrían desalentar “los billones de dólares de inversión necesarios para respaldar los suministros de petróleo y gas esencial”.

“La subinversión impulsada por tales (proyecciones) no es nada menos que comprometer la seguridad energética del mundo desperdiciando cantidades asombrosas de la dotación de energía natural de nuestro planeta”, consideró.

Esto, advirtió, podría crear una mayor volatilidad en el mercado, incluyendo daños en los precios y una pobreza energética más aguda en el mundo en desarrollo.