abc Radio


Recortes generan pérdidas de empleos en obras públicas

  • Domingo 28 de enero de 2018
  • en Finanzas

Derivado de la caída que registra la inversión gubernamental, la construcción de infraestructura pública transita por su peor racha de la que se tenga registro, lo que contribuyó a que se perdieran más de 120 mil empleos en los últimos nueve años, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Durante los primeros once meses de 2017 el personal ocupado en esa actividad disminuyó 3.0 por ciento a tasa anual, en donde los trabajadores en obras de ingeniería civil descendieron 11.3 por ciento. Tan solo en noviembre pasado la nómina bajó 4.0 por ciento a tasa anual.

Resulta que a noviembre de 2017 el sector de la construcción tenía contratados a 599 mil 481 trabajadores, cifra inferior en 120 mil 506 (16.7 por ciento menos), a los 720 mil 287 que se tenían contratados en julio de 2008, periodo que coincide con la caída que reporta la inversión pública.

trabajo-obras.jpg
 

Y lo anterior, de acuerdo con el INEGI en los primeros once meses de 2017 la construcción contratada por el sector público registró una caída acumulada a tasa anual de 9.6 por ciento, lo que significó el mayor descalabro para un periodo similar desde que se reporta el indicador (2007).

La inversión pública, aquella para la construcción de carretas, escuelas, entre otros rubros, cayó 4.0 por ciento en términos reales del 2009 al 2017, de acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

De esta manera, en esos ocho años el gasto de inversión pública pasó del 25.5 a sólo el 16.5 por ciento del gasto programable, es decir, nueve puntos porcentuales menos, lo que impactó a la industria de la construcción y, por lo tanto, la contratación de personal en ese sector.

Al respecto, Eduardo González, analista de Citibanamex, explica que los menores recursos petroleros que ha reportado el gobierno federal en los últimos años lo llevaron a realizar ajustes en su gasto en aras de preservar la estabilidad, siendo el destinado al desarrollo de infraestructura uno de los más sacrificados.

Por ello, durante 2017 el valor de la producción de obras contratadas por el sector público llegó a registrar caídas de dos dígitos a tasa anual, -19.8 por ciento en mayo pasado, lo que derivó en un retroceso acumulado de 9.6 por ciento.