abc Radio


Reforma tributaria de Trump puede avivar economía, afirma economista

  • Miércoles 11 de enero de 2017
  • en Finanzas

SANTIAGO, Chile. (EFE).- La reforma tributaria y el plan de infraestructuras anunciados por el presidente electo de Estados Unidos (EU), Donald Trump, pueden ser un gran revulsivo para la economía estadunidense, afirmó en Chile el economista Vikram Mansharamani, profesor de la Universidad de Yale.

El académico dijo sentirse “cautelosamente optimista” desde el punto de vista económico ante la próxima administración de Trump, que jurará al cargo el próximo 20 de enero, aunque expresó sus reservas ante las medidas proteccionistas que promete el magnate inmobiliario.

Vikram Mansharamani fue el orador principal de un seminario económico organizado en la capital chilena por el Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (Icare) y el Consejo Minero.

El economista explicó que el origen de su optimismo recae en el plan de Trump para bajar los impuestos a las empresas, y el programa para reconstruir la infraestructura de EU.

“Los impuestos corporativos en EU están entre los más elevados del mundo, y esto ha provocado una distorsión del capitalismo en el mundo”, sostuvo Mansharamani, que también es un comentarista habitual de la actualidad económica y financiera en medios estadunidenses.

En su opinión, el capital de las multinacionales estadunidenses está “cautivo” en otras partes del mundo, especialmente en Europa, porque la carga impositiva en esos lugares es muy inferior a la de EU.

La reforma tributaria anunciada por el presidente electo de EU permitiría que el capital regrese a ese país, y desde allí sea reasignado a otras partes del mundo, sostuvo el académico.

“Esto reduciría la fricción en los flujos globales de capitales, por lo menos en los flujos de capitales corporativos que existen hoy. Y si esto pasa, es un gran logro económico”, enfatizó.

Mansharamani recordó que Trump ha prometido reconstruir la infraestructura del país, un plan que podría tener un costo de hasta un trillón de dólares y que, si se lleva a cabo, necesitará la colaboración de algunas industrias del sector de las materias primas.