abc Radio


Registran ingresos petroleros caída equivalente a 5 puntos del PIB

  • Miércoles 1 de febrero de 2017
  • en Finanzas

En lo que va de la administración federal priísta, se han perdido 5 puntos del Producto Interno Bruto de ingresos públicos –más de 800 mil millones de pesos-, como consecuencia de la caída de la producción petrolera, la baja del precio del crudo en el mercado internacional, el negativo crecimiento industrial en Estados Unidos (EU), y la incertidumbre geopolítica.

“Es una caída de ingresos públicos dramática, que se ha sobrellevado en buena medida por muchas de las reformas que aquí se han aprobado”, aseveró el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, al participar en la Reunión Plenaria de los senadores del PRI.

Recordó que en 2004 México producía 3.3 millones de barriles diarios. Y en la anterior administración, se producían más o menos 2.6 millones de barriles todos los días. “Eso quiere decir que de una administración a la otra, por razones estrictamente geológicas, México está produciendo 700 mil barriles de petróleo menos todos los días. nuestro principal yacimiento está produciendo solamente uno de cada 10 barriles que producía hace apenas 12 años”.

Lo que está atrás es el agotamiento, el yacimiento de Cantarell, en el 2003 que México alcanza su máxima producción, Cantarell solito producía 2.1 millones de barriles de petróleos diarios; hoy Cantarell produce 200 mil.

Explicó que para hacerle frente a este contexto, el Gobierno de México tiene básicamente tres instrumentos, que son los mismos tres instrumentos con los que cuenta cualquier otro país del mundo; esto es, los gobiernos no tienen más alternativa que combinar de la mejor forma posible su política fiscal, su política monetaria y la capacidad que tengan de cambiar la estructura de su economía a través de un proceso de reformas.

Asimismo, adelantó que al cierre de 2016, las cifras indican que el PIB anual creció más o menos 2.3 por ciento en promedio, poco por arriba de lo que esperaban los analistas, en el escenario que tenía la Secretaría de Hacienda, justo en el centro de ese rango.

El 2.3 en el contexto es una cifra alentadora de crecimiento para el 2016. Habremos de acreditar un menor déficit que el que se había anticipado, que también es una buena noticia y que manda señales de que el proceso de consolidación de finanzas públicas va caminando bien.

El déficit en su definición más amplia, los requerimientos financieros del sector público, habrán de ser 2.9 del PIB, que están por abajo del 3.5 que se nos había aprobado a finales del 2015 para el 2016 y un poco por debajo de la meta que se había actualizado después de haber recibido los remanentes de operación del Banco de México.

El déficit que se había aprobado era de 3 y medio por ciento, la meta actualizada ya después de haber recibido los requerimientos, era de 3 por ciento del PIB y el que finalmente se alcanzó fue de 2.9 del PIB.

Y como parte de un proceso amplio de reformas, “estamos abriendo las posibilidades de inversión en el mercado de combustibles, y lo estamos haciendo además, en un contexto muy complicado en donde con independencia de esta flexibilización, la combinación de tipo de cambio y de precio de las gasolinas con cargo a la evolución del precio del petróleo, ha generado presiones muy importantes en el precio doméstico de gasolinas”.

Respecto a política monetaria, esta ha sido una política responsable, bien conducida con el banco (Banco de México), que ha actuado de manera proactiva y permite, por lo tanto, frente a las presiones que estamos viendo, el que tengamos sí, y observemos un incremento temporal en inflación, que habrá de diluirse en el tiempo y que siga permitiendo que las expectativas de inflación estén bien ancladas alrededor de los objetivos del banco, detalló el funcionario.

Eso quiere decir, añadió, que en materia de política fiscal y en materia de política monetaria, el tono habrá de ser la prudencia y el tono habrá de ser desde el lado de las dos políticas, mandar señales de certidumbre, respecto a la conducción de las finanzas públicas en la fiscal y respecto de mantener bien ancladas las expectativas de inflación en la monetaria.

Hoy, dijo, tenemos, por ejemplo, posibilidad de financiar infraestructura a través de asociaciones público privadas, al amparo de marcos normativos que se han venido fortaleciendo por este Congreso.

Meade Kuribreña habló, asimismo, de construir un país con un mayor compromiso sistémico en materia de transparencia; “que construimos un país en donde el combate a la corrupción se dé todos los días en todos los niveles de Gobierno y en donde tengamos a la sociedad civil al centro de los procesos de rendición de cuentas, y donde terminemos de consolidar nuestra transición hacia mecanismos orales en el desahogo de los procedimientos jurisdiccionales, al amparo y en beneficio de un solo Código Nacional de Procedimientos Penales”.
CONFIANZA PARA NEGOCIAR CON EU

Durante su intervención, el titular de Hacienda pidió confianza en la capacidad negociadora del Gobierno federal; confianza en importancia sistémica para los Estados Unidos y para el mundo.

Destacó que hoy en México viven cinco veces más americanos de los que viven, por ejemplo, en Canadá. México es el principal inversionista de una economía emergente en los Estados Unidos, le compramos más que a toda la Unión Europea, sin tomar en consideración al Reino Unido; le compramos cuatro veces más que a Brasil, Rusia, India y Sudáfrica.

Y atrás de cada uno de estos datos, hay familias, hay empresarios, hay inversionistas, hay estudiantes, hay consorcios de investigación, hay universidades, que tienen diálogo y que tienen interés en que la relación y la integración, siga traduciéndose en espacios de prosperidad compartida. Además, dijo que la economía mexicana ha mostrado fortaleza, ha mostrado dinamismo, ha generado empleos, ha traído inversión y ha podido sobreponerse a retos que, insisto, hace apenas algunos lustros nos hubiesen puesto en severos aprietos.