abc Radio


Se avecina fuerte batalla en el Congreso por el presupuesto estadunidense

  • Miércoles 22 de febrero de 2017
  • en Finanzas

  • Existe la posibilidad de cierre de los organismos
    públicos

WASHINGTON, DC. (AP).- El Gobierno del presidente Donald Trump
se ha visto vapuleado por una tormenta de tropiezos y
controversias, pero hay otra crisis sigilosamente en ciernes: la
posibilidad de que no se llegue a un acuerdo sobre el presupuesto y
se produzca un cierre de organismos públicos.

El proyecto de gastos probablemente superará el billón de
dólares, y podría caer víctima de las controversias en torno al
plan de Trump de construir un muro en la frontera con México, así
como a una extraordinaria solicitud de gastos del Pentágono.

Aunque faltan varias semanas para que venza el plazo, el tema
podría convertirse en un agrio enfrentamiento para Trump y para
los republicanos en el Congreso.

A pesar de que los republicanos tienen mayoría en el Poder
Ejecutivo y en el Legislativo, el presupuesto no se podrá aprobar
sin los votos de los demócratas, y cualquier propuesta que
satisfaga a los demócratas y a su nuevo líder, el senador por
Nueva York, Chuck Schumer, con certeza irritará al ala más
derechista de los republicanos. Por ahora, Schumer se ha mostrado
cauteloso.

“Tendremos que esperar a ver lo que ocurre”, dijo Schumer.
“Espero que no llenen el presupuesto con cosas
innecesarias”.

El tema de discordia es la ley anual necesaria para aprobar los
egresos que financian las entidades y dependencias públicas. El
proceso de aprobación, –una tarea postergada desde el año pasado
a pedido de los mismos republicanos–, es complicado incluso en
épocas de Gobiernos eficientes en Washington, pero hoy en día la
polarización ha atrofiado a la capital, y el tema se complica aún
más, debido a una solicitud de 18 mil millones de dólares para el
Pentágono, y al dinero que Trump ha pedido para la construcción
del muro.

Durante años, eran los republicanos los que necesitaban de la
firma del entonces presidente Barack Obama, y de los votos de
legisladores demócratas, para superar la reticencia del movimiento
derechista conocido como Tea Party.

La elección de Trump ha trastrocado el equilibrio de poderes en
Washington, pero la mayoría republicana en el Senado, —donde se
necesitan 60 votos para aprobar la mayoría de las propuestas–, es
en realidad débil. Algunos legisladores conservadores están
exigiendo recortes presupuestarios para contrarrestar los nuevos
gastos para el Pentágono y para el muro fronterizo.

“Si súbitamente cambiamos de posición y dejamos de
preocuparnos por los gastos, seremos unos hipócritas”, dijo Raul
Labrador, representante republicano por Idaho y militante del
movimiento Tea Party. “Yo no voy a votar por algo que vaya a
incrementar los gastos sin buscar la manera de compensar en el
futuro”.