abc Radio


Se vislumbra una inminente una guerra comercial, afirman especialistas

  • Viernes 27 de enero de 2017
  • en Finanzas

México y Estados Unidos (EU) están frente a una inminente “guerra comercial” que puede derivar en el rompimiento del Tratado de Libre Comercio de América del norte (TLCAN) ante la intención del presidente estadunidense, Donald Trump, de imponer un arancel de 20 por ciento a las importaciones mexicanas, advirtieron analistas financieros.

Leticia Armenta, del Centro de Análisis Económico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), explicó que la depreciación del dólar y el comportamiento incierto que registra la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) evidencian el nerviosismo que priva entre los agentes económicos respecto al rumbo que ha tomado la relación comercial entre ambos países.

La especialista alertó que las discrepancias diplomáticas entre los dos Gobiernos podrían afectar la relación comercial y derivar en una política espejo de aplicación de aranceles a la importación de mercancías entre ambas naciones.

“Es una interpretación de que va a comenzar una guerra comercial, y de que finalmente las amenazas que se lanzaron en campaña hoy se van a traducir en una guerra comercial, y obviamente afecta a las dos economías, difícilmente podemos pensar que eso genera un ganador, aquí tristemente los dos pierden. Si se va a estos límites donde no hay cabida para la negociación, eso implica que por un lado se decretan aranceles, y como contraparte el país responde también. Cuando se genera esta situación de aparente bloqueo, justamente hay un encarecimiento de las importaciones en ambos lados”, comentó.

Bajo ese contexto, dejó en claro que ningún país saldría victorioso en esa dinámica ociosa, pues recordó que México es el segundo socio de EU y ese  país es el principal destino de nuestras exportaciones.

“Aparentemente eso es lo que se está perfilando porque el hecho de cerrar la puerta a la negociación, prácticamente es la lectura que se le puede dar al discurso del presidente estadunidense. Lleva a ese extremo”, afirmó.

Asimismo, dijo que más allá de los embates que registre la macroeconomía en Norteamérica, los consumidores mexicanos y estadunidense serían quienes padecerán las secuelas de una guerra comercial.

“Una parte del consumo depende de bienes importados, pero no es que eso vaya a venir, incluso hoy en diferentes supermercados las mercancías aumentaron de una manera muy importante sus precios, y justamente obedece a la importación que ellos realizan de bienes de consumo”, comentó.

Agregó que otro efecto que podría observarse en caso de una eventual guerra comercial entre ambos países, sería el aplazamiento o cancelación de inversiones.

“Muy probablemente habrá inversiones que se aplacen, habrá otras que se cancelen por parte de este tipo de empresas, sobre todo aquellas que tengan una visión única hacia el mercado norteamericano”, comentó.

Sobre este punto, Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía del Tecnológico de Monterrey, dijo que una muestra la ríspida relación comercial que privará entre ambos países es la decisión de la armadora estadounidense de autos. Ford Motors, de cancelar la construcción de una planta en México para llevar el proyecto a territorio estadunidense.

“Estamos ante negociadores profesionales. el señor Trump aplica el dilema del prisionero que llamamos así los economistas, a los que son las negociaciones sin vernos la cara, son negociadores profesionales.