abc Radio


Sindicatos argentinos amenazan con parar el transporte público

  • Lunes 19 de diciembre de 2016
  • en Finanzas

  • Los gremios presionarán al Gobierno ante una nueva ley para
    gravar el salario

BUENOS AIRES, Argentina. (EFE).- Los sindicatos del transporte
público de Argentina confirmaron ayer que desarrollarán una
huelga durante esta mañana, como medida de fuerza para presionar
al Gobierno, que negocia con la oposición y los principales
gremios una nueva ley para gravar el salario.

El jefe de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), Roberto
Fernández, aseguró ayer en declaraciones a la cadena local Radio
del Plata que hoy no circularán autobuses en el país entre las
5.00 horas (8.00 GMT) y las 7.00 (10.00 GMT), una protesta que se
une a la convocada por los trabajadores del tren y del metro.

“Hoy el 90  por ciento de los trabajadores de la UTA paga
ganancias”, dijo Fernández en referencia al impuesto que grava
el salario en Argentina y cuya modificación se negocia estas
semanas entre el Gobierno de Mauricio Macri, que prometió suprimir
este gravamen en campaña electoral, la oposición y los
sindicatos.

La intención del Ejecutivo es cambiar el impuesto tal y como
está ahora para que afecte a menos trabajadores, pero la
oposición planteó este mes una reforma alternativa en una jugada
política estratégica que obligó a Macri a reaccionar y convocar
a los gobernadores de las provincias para una negociación más
amplia.

Aunque el Gobierno venía trabajando en un proyecto de reforma
desde hacía meses que planeaba lanzar al Congreso para su
aprobación, a comienzos de mes, diputados de los bloques
opositores Frente Renovador y Frente para la Victoria (FpV)
presentaron una propuesta alternativa que obtuvo luz verde en esa
cámara.

Sin embargo, el Gobierno negoció con los mandatarios de las
provincias, con poder decisivo en el Senado, para posponer el
debate del proyecto opositor en la cámara Alta y evitar así su
aprobación definitiva.

Mientras tanto, el Ejecutivo de Macri negocia a contrarreloj con
la Confederación del Trabajo de Argentina (CGT), principal
agrupación sindical del país, con los gobernadores y con varios
bloques de la oposición para poder sacar su propuesta
adelante.

En este contexto, los sindicatos del transporte decidieron
movilizar a sus trabajadores para presionar a Macri con el fin de
negociar una reforma más jugosa para su sector.

La protesta volvería a generar un caos en las principales
ciudades del país, como en Buenos Aires, donde la última semana
los cortes de calles y las movilizaciones complicaron el tráfico
en casi todo el centro de la ciudad.