abc Radio

Sube morosidad en bancos populares

  • Tania Aviles
  • Jueves 25 de julio de 2019
  • en Finanzas

Analistas anticipan mayores riesgos para entidades como BanCoppel y Banco Ahorro Famsa, enfocadas en financiar el consumo de los mexicanos de menores ingresos

Mario Alavez | El Sol de México

En mayo, el índice de morosidad de entidades financieras como BanCoppel o Banco Ahorro Famsa, que se dedican a atender a la base de la población, resultó mayor que en igual mes del año pasado.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en general, la proporción de la cartera vencida respecto al total en el crédito al consumo del sistema que incluye a 51 bancos fue de 4.42 por ciento, ligeramente menor al dato (4.65 por ciento) de 2018.

En cambio, el Índice de Morosidad (Imor) de BanCoppel subió hasta 18.86 por ciento, mientras que la de Banco Ahorro Famsa, otra de las entidades con los mayores índices de incumplimiento, se ubicó en 16.6 por ciento.

Dentro de los bancos que atienden a la base de la pirámide poblacional, Banco Azteca se mantiene más cerca del promedio de Imor en crédito al consumo, con una tasa de 5.23 por ciento en mayo, aunque sigue dentro de las 10 más altas.

Ayer, el banco propiedad de Ricardo Salinas Pliego reportó que la morosidad de la cartera total de la institución al cierre de junio fue de tres por ciento, menor que la registrada al mismo periodo del año anterior (4.2 por ciento).

Varios analistas prevén que la desaceleración económica y una menor generación de empleos pueden disminuir el ritmo de crecimiento de algunos bancos y afectar la calidad de su cartera de crédito.

El martes, Fitch Ratings advirtió que los bancos mexicanos enfrentan una exacerbada incertidumbre política y económica, lo que probablemente pesará en el crecimiento del crédito este año.

“Esta incertidumbre es vista comúnmente en el primer año de una nueva administración presidencial; sin embargo el incremento en la incertidumbre política a partir de priorizar el cambio puede exacerbar estos retos”, menciona la calificadora, aunque reconoce que la banca mexicana está bien capitalizada y se mantiene en niveles rentables.

De hecho, la mora de cinco de los clientes de cinco de los seis bancos más grandes del país (BBVA, Santander, Banorte, HSBC y Scotiabank) es menor a la tasa promedio del sistema, de 4.42 por ciento. Sólo la de Citibanamex, con 4.69 por ciento, se ubica ligeramente arriba.

EFECTOS DEL DESEMPLEO

De acuerdo con la calificadora Moody’s, la disminución en el ritmo de creación de empleos es negativa para la perspectiva crediticia de los bancos mexicanos que enfocan su actividad central en el financiamiento al consumo, así como para aquellos que han experimentado un crecimiento acelerado de esa cartera.

Las cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) revelan que en los primeros seis meses de este año se han creado 289 mil 301 plazas nuevas, 40 por ciento menos que en el primer semestre de 2018, y 2.05 por ciento menor que la cifra de 2013, el primer año de la administración anterior.

Bajo este escenario, Moody’s anticipa un incremento en la morosidad, pero aclara que esta variación se da a partir de tasas de incumplimiento históricamente bajas. Además considera que la mayor parte del riesgo se cargará en los bancos “más pequeños”, como Banco Azteca, BanCoppel y Famsa.

“El deterioro en la calidad de los activos de grandes bancos como BBVA, Banco Nacional de México (Citibanamex), Banorte y Santander, no será significativo, porque sus carteras están dirigidas a personas de mayores ingresos.

“Esperamos que los bancos pequeños, como Azteca, BanCoppel y Famsa, cuyo enfoque principal es la financiación al consumo en el extremo inferior, se vean más afectados”, precisa Moody’s.

“Una caída en la creación de empleos expondrá a estos bancos a un deterioro en la calidad de los activos superior al promedio”, añade la agencia en un reporte publicado el mes pasado.

BANCA SALUDABLE

El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, reconoció la desaceleración por la que atraviesa la economía local, pero que en general el crédito sigue con crecimientos.

No se está viendo un fenómeno de pérdidas para la banca. “Hay sectores de la economía que crecen y otros no”, dijo en conferencia de prensa.

Niño de Rivera aseguró que la banca en general mantiene una buena calidad de cartera con apenas 2.5 por ciento de morosidad, inferior al 2.6 por ciento de mayo de 2018.

El sector bancario está listo para seguir otorgando crédito y apoyar el crecimiento del país, señaló el también vicepresidente del Consejo de Administración de Banco Azteca.