abc Radio


Trump ayuda a China a “volver a los negocios” con la compañía ZTE

El presidente Donald Trump dijo ayer que trabaja con el mandatario de China, Xi Jinping, para darle a la compañía china de telecomunicaciones ZTE Corp “una forma de volver a los negocios”, luego de que prohibió a las firmas estadounidenses suministrarle componentes y tecnología.

En Twitter, el mandatario indicó ayer que el Departamento de Comercio de Estados Unidos revisa la solicitud de ZTE para que se suspenda la orden que prohíbe a las empresas estadounidenses venderle a la firma. “El presidente Xi de China, y yo, estamos trabajando juntos para darle a la masiva compañía de teléfonos chinos, ZTE, una forma de volver a los negocios, rápido. Demasiados trabajos en China perdidos. ¡El Departamento de Comercio ha sido instruido para hacerlo!”, escribió Trump en medio de las tensiones comerciales entre ambos países.

En abril, la Casa Blanca prohibió a las compañías de EU suministrar material a ZTE Corp., con sede en Shenzhen, después de que se descubriera que había violado las restricciones a la exportación de Estados Unidos, enviando productos ilegalmente a Irán.

La compañía dijo que por la prohibición había cesado operaciones comerciales importantes. ZTE tiene 70 mil trabajadores en 160 países.

De acuerdo a Reuters , los proveedores estadounidenses como Intel y Qualcomm suministran entre 25% y 30% de los componentes utilizados por ZTE, que fabrica teléfonos inteligentes, además de equipos para redes de telecomunicaciones.

En abril, The Wall Street Journal publicó que el Departamento de Justicia de EU investigaba a Huawei por posible violación de sanciones a Irán.

El diario se refirió a personas conocedoras del asunto que indicaron, en ese momento, que no estaba claro cuánto había avanzado la pesquisa en contra de la firma.

La semana pasada, el vocero del Pentágono, Dave Eastburn, anunció que todo el personal de las bases militares estadounidenses ya no podrá comprar teléfonos de las marcas chinas Huawei y ZTE, al considerar los riesgos de seguridad "inaceptables" que presentan estos dispositivos.