abc Radio


Trump se convierte en factor de riesgo económico para la UE

  • Martes 31 de enero de 2017
  • en Finanzas

BRUSELAS, Bélgica. (EFE).- Estados Unidos (EU) se ha convertido
en un factor de riesgo para la todavía endeble economía de la
Unión Europea (UE), y la política comercial que ha esbozado su
nuevo presidente, Donald Trump, podría dejarse notar pronto a
través de la inflación y de un alza en los tipos de interés.

Así lo describió ayer el comisario europeo de Asuntos
Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante un debate en
la Eurocámara en Bruselas, sobre las prioridades para el semestre
europeo, el ciclo de coordinación de las políticas
presupuestarias y económicas de los países con los objetivos
comunitarios.

En ese foro de intercambio entre la Comisión Europea (CE), la
Eurocámara y miembros de los parlamentos nacionales de los Estados
miembros, Moscovici advirtió que ya se están dejando ver “los
primeros atisbos de proteccionismo y nacionalismo”.

“Podrían tener consecuencias en la inflación y los tipos de
interés”, agregó el comisario europeo, que no abundó sobre los
riesgos de desestabilización que encarna el nuevo inquilino de la
Casa Blanca, al que el Ejecutivo comunitario ha tratado hasta ahora
con mucha prudencia.

Moscovici mencionó además el Brexit como otro factor que “ha
alimentado la incertidumbre y los riesgos para la economía de la
Unión”. Consideró que si la economía del Reino Unido no ha
notado aún el golpe de su proyecto de abandonar a sus socios
comunitarios –con un crecimiento económico del 2 por ciento en
2016–, se debe a que “los efectos probablemente se hayan
diferido en el tiempo”.

Mientras tanto, en una UE todavía a Veintiocho, el comisario
reconoció que persiste “un legado de crisis” que genera un
crecimiento modesto que no consigue aportar “los resultados que
esperan la ciudadanía y los agentes económicos”.

Esto se traduce en que la inflación está “por debajo del
objetivo del 2 por ciento”; que existe una falta de demanda
interior, y persiste un elevado nivel de deuda pública y privada
en un contexto de “desigualdades crecientes” y “desconfianza
para con los políticos”, dijo.

Moscovici, junto al vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis
Dombrovskis, también abordó en el hemiciclo del Parlamento
Europeo los progresos en la Unión Bancaria y el futuro del
euro.

“No puede haber una Unión Europea fuerte sin un euro
fuerte”, lanzó Moscovici.

Ambos señalaron que el camino para fortalecer la UE y la
eurozona pasa por mayor gobernanza económica conjunta que se
traduzca en un “planteamiento colectivo para que todas las partes
de la zona euro sigan ganando”, en palabras de Moscovici. La
Comisión Europea ha pedido a Holanda y Alemania que apliquen una
política fiscal más expansiva, especialmente a Holanda y Alemania
ya que tienen margen para ello, indicó Dombrovskis.

“Pero hay que ser realistas. No vamos a pedir a estos dos
países que, por si solos, resuelvan todos los problemas de la zona
euro”, zanjó Moscovici, que se mostró partidario de abrir un
debate sobre la gobernanza económica de la eurozona, para lo que
la CE publicará pronto un “libro blanco”.

“Sé que la zona euro es un proyecto de futuro”, dijo el
comisario de Asuntos Económicos, quien agregó que para ello será
necesario que haya “más dinámica, realismo y democracia” en
torno a la moneda única y un impulso político a “un marco de
gobernanza acentuado” que sirva de protección para futuras
crisis financieras.

“Estos debates sobre el futuro del euro se tienen que hacer
ahora. Muchos temen que las elecciones que se celebrarán en muchos
países (como Holanda, Francia o Alemania este año) hagan que no
sea idóneo. Yo pienso lo contrario”, concluyó Moscovici.