abc Radio


UE creó tres millones de empleos en 2016 que han hecho retroceder la pobreza

  • Miércoles 21 de diciembre de 2016
  • en Finanzas

BRUSELAS, Bélgica. (Notimex).- La Unión Europea (UE) ha creado
cerca de tres millones de puestos de trabajo en 2016, y el aumento
del empleo ha hecho retroceder la pobreza, aunque las disparidades
entre los socios comunitarios siguen siendo grandes.

La conclusión es del último estudio anual sobre la Evolución
Social y del Empleo en Europa (ESDE), publicado ayer por la
Comisión Europea (CE), que aborda los cambios en el mundo laboral
y la integración de los refugiados en el mercado de trabajo.

Según el informe, 232 millones de europeos tenían un empleo en
2016, la cifra más elevada ya registrada. La mayoría de los
puestos creados en los últimos doce meses tienen carácter
permanente. Como consecuencia, el porcentaje de la población de la
UE que se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social cayó
a 23.7 por ciento, el más bajo de los últimos cinco años.

“Nuestras economías siguen creando puestos de trabajo y la
renta disponible de los hogares va en aumento. Sin embargo, hay
muchas personas que son pobres aunque trabajen, lo que demuestra
que no solo es cuestión de crear empleo, sino de crear empleo de
calidad”, observó en rueda de prensa la comisaria europea de
Empleo, Marianne Thyssen.

La futura evolución del trabajo está marcada por la creciente
digitalización de la economía, en particular por la aparición de
plataformas digitales y de la economía colaborativa, que
ofrecerán nuevas oportunidades de trabajo, principalmente en forma
de actividades por cuenta propia.

Bruselas estima que la inversión en tecnologías de la
información ha sido responsable de un tercio del crecimiento
económico de la UE entre 2005 y 2010 y muchos puestos de trabajo
en el sector siguen vacantes.

“Para aprovechar plenamente los beneficios de la
digitalización es fundamental invertir en las capacidades”,
constató Bruselas.

Pese a los signos alentadores, 8.3 por ciento de los europeos
siguen desempleados, una cifra que aumenta hasta 20 por ciento
entre los jóvenes.

El estudio también destacó las dificultades que enfrentan los
refugiados recién llegados a la UE a la hora de integrarse en el
mercado laboral, como bajos niveles educativos o capacidades
lingüísticas insuficientes.

“Invertir en la educación de los refugiados y en sus
capacidades lingüísticas y facilitar el reconocimiento de sus
capacidades será esencial para facilitar su integración. De este
modo se contribuirá a reforzar el capital humano de la UE en un
contexto de envejecimiento de la sociedad”, advirtió.

Para atajar el problema, el Ejecutivo presentará en el primer
semestre de 2017 una herramienta para identificar los perfiles
profesionales de los nacionales de terceros países, que
contribuirá a la visibilidad y el reconocimiento de las
capacidades y cualificaciones de los solicitantes de asilo,
refugiados y otros migrantes.

Durante el año 2015 y los nueve primeros meses de 2016, los
países europeos recibieron cerca de 2.2 millones de solicitudes de
asilo.