abc Radio


Vuhl, el auto mexicano que esperan los coleccionistas

  • Martes 7 de febrero de 2017
  • en Finanzas

  • Los hermanos Guillermo e Iker Echeverría se enfocan en
    fabricarlo en una edición limitada

Después de entusiasmar el mundo del motor con el Vuhl, el
primer auto mexicano ultraligero de alta velocidad, los hermanos
Guillermo e Iker Echeverría se enfocan en fabricarlo en una
edición limitada que haga las delicias de coleccionistas y
aficionados.

“Producimos 25 vehículos al año; dos por mes”, dijo a Efe
Guillermo, el mayor de estos hermanos que hace siete años volcaron
en el Vuhl el ADN por la velocidad que heredaron de su padre, un
expiloto mexicano de automovilismo.

La planta de Vuhl tiene la capacidad para producir 60 vehículos
anuales, una cantidad que podrían duplicar con facilidad, indicó
Guillermo, aunque él mismo gusta de señalar que un máximo de 100
automóviles fabricados sería el “punto sano para la
marca”.

“Por los planes que tenemos y el tipo de vehículo que
hacemos, no quisiéramos crecer mucho más”, comentó Guillermo,
un diseñador industrial de 35 años de edad, en la boutique “Car
and Toy” que la marca tiene en la Ciudad de México.

Aseguró que la empresa Vuhl no quiere “tener números más
altos” de producción porque prefiere invertir en tecnología
para tener un mejor vehículo, y entonces “poderlo cobrar
bien”.

Iker, de 33 años y ganador en 2007 del premio de diseño
industrial mexicano Quórum cuando era un estudiante, refuerza el
concepto al señalar que la distinción es que el auto está
“hecho a la medida” del cliente, que entonces recibe un
producto exclusivo y “de edición limitada”.

Desde su presentación en 2013 en el Reino Unido tras 38 meses
de trabajo en su diseño y construcción, el Vuhl 05 logró ganarse
un sitio en el nicho de autos de lujo por su gran atractivo para
los coleccionistas y aficionados.

El éxito del Vuhl, que tiene un precio de venta a partir de 109
mil dólares (2 millones .227 mil 960 pesos mexicanos), llevó a
los Echeverría a abrir puntos de venta en Londres y en los
Emiratos Árabes, y desde mediados de 2016 en la Ciudad de
México.

En julio de 2016 lanzaron el modelo 05RR, al que consideran la
“versión más agresiva” del automóvil ya que se logró bajar
el peso del vehículo en 100 kilos y aumentar la potencia del motor
en 100 caballos de fuerza.

Esta versión pesa 640 kilogramos y puede alcanzar una velocidad
de hasta 255 kilómetros por hora, tiene 385 caballos de fuerza,
cuatro cilindros turbo, seis velocidades y va de 0 a 100
kilómetros por hora en 2.7 segundos, con una versión de dos
litros del motor Turbo EcoBoost DOHC Ford.

“Nuestra compañía continuamente está en desarrollo de
nuevas tecnologías que vamos permeando a los vehículos; elevamos
drásticamente la relación peso-potencia, que es nuestro mayor
valor agregado, y nos puso en la parte más alta del nicho que
buscamos”, reveló Guillermo.

El siguiente paso será Estados Unidos (EU), un “mercado
ideal”, de acuerdo con Guillermo, quien no se amedrenta ante la
situación creada por el nuevo presidente de ese país, Donald
Trump. Aunque las noticias “no son alentadoras”,
reconoció.

Recientemente, Iker llevó el Vuhl a la Carrera de Campeones en
Miami, donde lo condujeron dos pilotos campeones del mundo en
Fórmula Uno, el francés Sebastian Vettel (2010, 2011, 2012 y
2013) y el británico Jenson Button (2009).

“Nos llena de felicitad que un producto en el que hemos
trabajado por siete años llegue a un evento de este nivel”,
comentó Iker.

Además de sus características técnicas, Iker y Guillermo
reivindican que el Vuhl es un auto mexicano que se fabrica en
México y por mexicanos, una treintena de empleados de su
fábrica.

El 51 por ciento de la plantilla de la empresa es mexicano; el
43 por ciento proviene del Reino Unido y el resto de varias
naciones, explicó Guillermo.

El nicho de mercado al que va dirigido el Vuhl está formado por
coleccionistas y aficionados que ya tienen en sus garajes
vehículos de otras marcas de prestigio como las alemanas y las
italianas “y buscan algo diferente”, indicó.

“En un momento dado, estos coleccionistas buscan algo que les
dé una experiencia más radical, más fuerte, más directa, y es
cuando buscan marcas de nicho como Vuhl”, manifestó.

Los vehículos son personalizados y están numerados. Compiten
en el segmento de autos como el BAC Mono, el Ariel Atom y el KTM
X-Bow.

En México existe otro antecedente de incursión en la
fabricación de automóviles con la marca Mastretta MXT, el primer
cupé de tamaño medio diseñado y producido en el país, cuya
producción fue detenida en 2011.