abc Radio


EMMANUEL MACRON

 

PARIS, Francia – La decisión del presidente norteamericano Donald Trump de salir del Acuerdo de París es un “error” y una “falta grave” para “el futuro del planeta”, afirmó ayer el presidente francés Emmanuel Macron en un discurso por televisión.

Francia “no renegociará un acuerdo menos ambicioso. En ningún caso”, aseguró refiriéndose al tratado sobre el clima firmado en diciembre de 2015 por otros 194 países.

En este tema “no hay plan B porque no hay planeta B”, le recordó en un discurso de tono sereno, pero extremadamente firme.

Con ese mensaje, pronunciado 20 minutos antes de medianoche, Macron se ubicó claramente como principal crítico de Trump en materia climática y portavoz del incipiente movimiento internacional decidido a defender los acuerdos de París.

La decisión de Trump fue también denunciada por Macron, la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro italiano Paolo Gentiloni en una declaración conjunta en la cual reafirman que están “firmemente convencidos de que el acuerdo no puede ser renegociado”. También la Unión Europea (UE), Rusia y China se sumaron a la ola de críticas.

 

La alcaldesa de París, Anna Hidalgo, presidenta del C40 que reúne 90 ciudades mundiales movilizadas en defensa del clima, afirmó por su parte que Trump cometía “un error de dramáticas consecuencias” y ordenó iluminar la Torre Eiffel de color verde.

En su mensaje por televisión, Macron reveló que se había comunicado telefónicamente con Trump para transmitirle su posición y en forma solemne sostuvo: “Estados Unidos le ha volteado la espalda al mundo [pero] Francia no le dará la espalda a Estados Unidos”.

Como presidente del país-sede del documento firmado hace 18 meses, apeló a los signatarios del Acuerdo de París a “mantenerse dentro del acuerdo” y se comprometió a tomar una serie de iniciativas a nivel internacional.

En la parte más impactante de su mensaje, se dirigió a los científicos, empresarios y ciudadanos decepcionados por la decisión de Trump. “Ustedes encontrarán en Francia una segunda patria. Vengan a trabajar aquí con nosotros [para buscar] soluciones concretas”, propuso. Anunció que la semana próxima el gobierno adoptará una serie de medidas destinadas a acoger a los científicos extranjeros y un programa para intensificar el estudio y la investigación sobre el clima en las instituciones académicas del país.

Luego pronunció el mismo discurso en inglés para que fuera difundido al resto del mundo. En la conclusión de ese mensaje, con un fino sentido de la comunicación y del oportunismo político, modificó deliberadamente el slogan de campaña de Trump y dijo: “We will make our planet great again” (Le devolveremos su grandeza a nuestro planeta). Ese gesto, que pudo ser interpretado como un desafío al presidente norteamericano, tuvo un eco fulminante, pues de inmediato se expandió en forma viral por las redes sociales.