abc Radio


Celebran a La jaula de las locas

Tras dos años en la cartelera teatral, la comedia musical La Jaula de las Locas con los actores Mario Iván Martínez y Tomás Goros llegó a las 600 representaciones y tuvo como padrinos para develar la placa a Blanca Guerra y Xavier López Chabelo.

El productor Juan Torres agradeció a la familia Fábregas por permitirle dar continuidad a la temporada en el Teatro Manolo Fábregas.

“Nos encontramos en este recinto teatral en donde nacieron los sueños y se dejó un trabajo arduo, dinero, corazón y amor por el teatro. Para nosotros es muy importante estar aquí, gracias Manolo Sánchez Navarro”.

Antes que Blanca Guerra y Xavier López Chabelo, develaran la placa alusiva, le correspondió a Mario Iván Martínez, ya sin la caracterización de Zazá, al lado de Tomás Goros, llamar a los padrinos. Iniciaron con una brevísima semblanza de don Xavier, quien al encontrarse en el escenario se refirió así del elenco que por poco más de dos horas dramatizó la puesta en escena musical.

“No es esta la primera vez que me hablan para la develación de una placa, pero ésta es muy especial, en esta ocasión nunca me imaginé ver lo que acabo de ver, el trabajo de todos estos actores, actrices, bailarines y bailarinas, de verdad muchas felicidades, a todos ustedes por esta obra extraordinaria que me han permitido ver y honrado también de develar la placa de estas representaciones.

También se dirigió al público “lo más importante, gracias a ustedes que siempre serán el ingrediente número uno de la permanencia de uno en el lugar que nos gusta, que es estar arriba en un escenario o estar ante una cámara”.

Luego Mario Iván Martínez presentó a Blanca Guerra. “De Virginia Woolf hasta las más exigentes heroínas. Actriz, siempre elegante y poderosa inevitablemente poseedora de esa dualidad irresistible de belleza y peligrosidad que nos hechiza. Para estas locas es en verdad una fortuna, un embrujo delicioso contar con la presencia de la maestra Blanca Guerra”.

Ella ante el recibimiento se quedó sin palabras y solo dio las gracias. “Felicidades, son maravillosos y es un honor estar aquí”.