abc Radio


El próximo 6 de octubre se estrena Catarsis

Héctor Martínez, quien fuera director del reality La Academia, debuta como productor del espectáculo multidisciplinario Catarsis,  que se presenta a partir del viernes 6 de octubre, con doble estreno, ya que también se inaugura el Foro Centenario.

Catarsis es una historia original, enfocada en las razas del mundo que combaten entre sí por la supremacía, aunque en lo esencial, es contra el ego, arma letal apocalíptica que acabará con la humanidad, si es que no intercede, la deidad máxima, para ayudar a que reine la paz entre todos.

Ante la realidad que enfrenta el país por los sismos que se registraron, Héctor Martínez informó que donará la primera función al público para los damnificados, recursos que se entregarán a la Cruz Roja de México.

“La idea es contribuir con esta producción y ser solidarios con quienes se han quedado sin hogar”.

En entrevista con El Sol de México, Héctor Martínez comentó que se trata de un espectáculo musical liberador de conciencias.

 

EL PODER DEL ROCK

El productor general de Catarsis, explicó el porqué incluir 69 canciones de rock que se escucharán en el escenario. “es un género más real que los otros, es liberador, anárquico, revolucionario, único, sin límites, como tampoco tiene cuadratura y formalidad. Por lo anterior, el rock va directamente al espíritu y no guarda caretas”, detalló.

 

SOLISTAS Y MÚSICOS

Como parte del talento artístico que estelarizan Catarsis, participan Andrea Caly, Emilio el de la Lengua Encendida, Kike Jiménez, Thalía, Lorena Soto, Luivy Baldom, Rick Loera, Sean Tate O’Connell y Cindy Coleoni. Los músicos: Diego Vivanco, Lalo Mandujano, Paco Lorenzana, Sajith Regalado y Raúl Canchola.

 

GIRA CATÁRTICA

Héctor Martínez adelantó que Catarsis además de presentarse en el Foro Centenario, se tiene contemplado hacer una gira por las ciudades de Los Cabos, Monterrey y Guadalajara.

Catarsis es una invitación a construir emociones, arrojar ira, enojo, insatisfacciones y disfrutar el placer de estar vivos, a través de un montaje de una hora con cincuenta minutos de duración, para el cual se invirtieron más de año y medio en su planeación.