abc Radio


Estrenan La Pastorelaralá en el Foro Cultural Coyoacanense

Con la única intención de mantener vivas las tradiciones mexicanas con la representación escénica teatral del nacimiento del niño Dios, Gabriel Barroso productor y colibretista y la actriz Goreti Lipkies, hija de la desaparecida María Elena Velasco La India María, reestrenan La pastorelaralá que presentarán hasta el 6 de enero en el Foro Cultural Coyoacanense.

Con canciones que fueron éxito de la Sonora Santanera o Germán Valdés Tin-Tán, Goreti da vida a La Chamukina y también es la voz en off de la mascota de los peregrinos, un loro llamado Toribio, quien con un lenguaje chusco e ideas en doble sentido, podrá el toque divertido a la escenificación.

 “Toribio el Loro, es el noveno personaje en escena, pero él será animado virtualmente como la mascota de los pastores, se muestrar como el típico loro que los mexicanos tienen en sus hogares y divulga todo lo que ve”.

Son ocho actores en escena, además de Lipkies, participan Elías Ajit,  quien encarna al Arcángel Gabriel y el actor Bernardo Espinoza como  El Chamuco, entre otros.

Gabriel Barroso puso énfasis en que La pastorelaralá está pensada para la familia.

“Aunque también pensamos en los millennians, porque llevará una gran escenografía, animación virtual, un regio vestuario y sobre todo un gran trabajo escénico porque los actores y actrices provienen del teatro musical”.

Barroso explicó que las pastorelas tienen mucho de los mexicanos, su colorido, su tradición con un mensaje nos que nos invita a reflexionar en cuanto a nuestros valores como ciudadanos que no solamente en diciembre hay que abrazarlos, sino que debe de ser todo el año, como el hecho de procurar mejorar nuestras relaciones humanas.

Por otro lado, La pastorelaralá, proyecta el amor incondicional del Niño Dios, sin caer en polémicas religiosas, pero  Dios realmente no castiga y habla mucho también dónde está Dios en ti”.

La escenificación está estructurada como un espectáculo 100% familiar, con un lenguaje fino, sin vulgaridades, pero con ese sentido del humor muy blanco y con la peculiaridad de que presentará un  “nacimiento diferente, así  como las prendas de los diablillos, que se salen de lo tradicional, innovándose con el siglo XXI”.