abc Radio


Hoy se estrena la película Sicario: El día del soldado protagonizada por Benicio del Toro

  • Jueves 28 de junio de 2018
  • en Gossip

Si algo tiene claro Benicio del Toro es que la violencia no se reduce con más violencia. Ahora que ha conocido a fondo el tema del narcotráfico con su participación en la cinta
Sicario
, cuya secuela
El día del soldado
estrenará hoy, el actor considera que es necesario explorar las posibles soluciones al respecto para resolver los crímenes que giran en torno a este tema entre México y Estados Unidos, entre ellas la legalización de la mariguana.

“La legalización debería hacerse, lo que pasa es que no todas las drogas son iguales. Algunas drogas son muy peligrosas. ¿Cómo vas a legalizar las que son muy peligrosas? Hay que educar antes de legalizar y hay que tener mucho cuidado con eso”, plantea el ganador del Oscar en 2001 por su trabajo en la cinta
Traffic
.

Al ser cuestionado sobre la amnistía como una posible solución a la violencia que se vive nuestro país, Benicio consideró que es “mejor que declarar guerra, porque se lleva haciendo en ambos lados por décadas y no ha funcionado. La amnistía debería ser clara, no lo sé”, aunque puntualizó no ser un especialista en el tema.

“Hay gente que estudia eso. Estoy seguro que hay de los dos: quienes hablarán a favor o en contra. Pero suena interesante, radical, pero interesante. Se puede buscar un modelo”, destacó.

El actor que en 2004 fue nominado por su actuación en la cinta
21 gramos,
de Alejandro González Iñárritu, hizo hincapié en que para analizar el tema del narcotráfico es necesario mirarlo en un espectro más amplio: “No solamente es el problema de las drogas, de aquellos que las venden y aquellos que las compran, también los políticos de ambos países (Estados Unidos y México), hay corrupción, sacando para ellos lo que puedan. Es complicado”, dijo el puertorriqueño.

Espejo de la realidad

Sicario: El día del soldado
expone cómo la guerra contra el narcotráfico se ha intensificado en la frontera entre México y Estados Unidos, pues la historia plantea cómo ahora los grupos criminales trafican con terroristas. En la necesidad de reducir el problema, el agente federal
Matt Graver
(Josh Brolin) se alía de nuevo con el enigmático
Alejandro
(Benicio del Toro) y su dura forma de resolver las cosas.

“Lo que intentan los personajes es subir la violencia, crear una guerra entre cárteles, que ya son violentos, y añadirles violencia. Creo que esa idea de combatir violencia con violencia no funciona y básicamente es lo que se lleva haciendo desde que el problema explotó”, menciona Benicio del Toro cuando se le pregunta qué aporta esta cinta a la discusión sobre las drogas que se vive ahora en México y Estados Unidos.

“En esencia un espejo. No sé si arregle algo, no creo que lo haga”, coincide Josh Brolin, su coprotagonista. “Creo que eso es lo que el arte hace: tienes que actuar, salir esperando ser un espejo que refleje nuestro comportamiento. Te vuelves más consciente de quién eres, de la forma en que nos conducimos en la vida; espero que esta película tenga el mismo impacto” añade el actor que vuelve a compartir créditos con Benicio tras
Avengers: InfinityWar
.

Sobre la idea de que este tipo de historias hacen lucir a los criminales como héroes, Brolin reacciona rápidamente: “¡No en esta película!”. Mientras que Benicio destaca que las historias sobre estos temas no son algo nuevo: “Eso va más atrás del Netflix, de las telenovelas es bastante nuevo, incluso de películas como
The french connection
y Scarface en 1983”.

“No creo que se les puedan culpar a las películas, al cine o a la televisión. Es fácil echarle la culpa a eso. Tal vez en el escalafón sobre a quién hay que echarle la culpa hay muchas cosas antes del cine o la televisión”, finalizó.