abc Radio


Huérfanos de Brooklyn combinan crimen e intriga

  • Tania Aviles
  • Viernes 22 de noviembre de 2019
  • en Gossip

Tuvieron que pasar 20 años para que Edward Norton pudiera llevar al cine la historia de Huérfanos de Brooklyn. El actor, conoció la novela escrita por Jonathan Lethem en 1999, tras lo que comenzó a trabajar en lo que sería su segundo largometraje como director, el cual también protagoniza y estrena hoy en cines mexicanos.

Con un elenco de primera línea compuesto por Bruce Willis, Gugu Mbatha-Raw, Alec Baldwin y Willem Dafoe, Huérfanos de Brooklyn se sitúa en el Nueva York de los años 50. Lionel Essrog (Norton), es un detective privado con síndrome de Tourette que busca resolver la muerte de su mentor y mejor amigo, Frank Minna (Bruce Willis).

 

Me conmovió mucho este niño huérfano que creció en las calles ruines de Brooklyn, quien padece síndrome de Tourette y trastorno obsesivo compulsivo; sin embargo, también es increíblemente inteligente, y tiene una forma irresistible de ver el mundo”, dijo Norton a la producción de este filme.

La investigación lleva a Lionel Essrog a realizar un recorrido por los espacios más significativos de Nueva York, como son los barrios bajos de Brooklyn, los clubes de jazz del Harlem y las cúpulas de poder, donde enfrenta la mafia y la corrupción del sistema y descubre algunos secretos que ponen en riesgo la paz de la ciudad.

“Es un proyecto muy apasionante que ocurre en los espacios de Nueva York. Además, me parece que tiene un interesante contenido socio-político. Es una gran película”, admite Willem Dafoe, quien platicó sobre este proyecto durante su visita a México.

Esta no es la primera vez que Dafoe se encuentra con Edward Norton: “Lo conozco desde hace muchos años. Trabajamos juntos como actores”, dijo en referencia a El gran hotel Budapest, filme dirigido por Wes Anderson y galardonado en 2015 con cuatro premios Oscar.

Además de dirigir y actuar, Edward Norton estuvo a cargo de la producción y la adaptación del guion para llevar la novela al cine. Huérfanos de Brooklyn es apenas el segundo largometraje en el que Edward Norton ocupa la silla de director. Su ópera prima fue Keeping the faith, una comedia que estelarizó junto a Ben Stiller y Jenna Elfman, muy distante al cine negro que propone ahora con esta película.

“En los años 50”, dice Norton, “se tenía esta idea de que el poder de Estados

Unidos estaba ascendiendo rápidamente. Éramos un país joven, optimista, idealista. Pero con el cine negro, lo que había era gente haciendo películas que decían ‘esperen un segundo: vamos a ver qué hay debajo’. Y cuando uno echaba un vistazo a lo que había ahí, veía que pasaban muchas cosas muy oscuras”.

“Esa noción de asomarse a lo que sucede en las obras, a lo que pasa debajo de la narrativa cómoda de quién somos y qué hemos logrado, me parece tan atractiva ahora, como lo ha sido desde siempre”, afirmó el histrión nominado tres veces al Premio de la Academia.

Huérfanos de Brooklyn ha tenido su recorrido en algunos festivales de cine como es el de Toronto, Vancouver, Nueva York, Chicago y recientemente en el encuentro fílmico de Mar de Plata. La cinta se proyectó en México como parte de la programación del decimoséptimo Festival Internacional de Cine de Morelia.