abc Radio


Tras polémica, “La región salvaje” se abre paso en los cines mexicanos

  • Viernes 2 de febrero de 2018
  • en Gossip

Después de la polémica desatada hace unos días cuando la cadena Cinemex desestimó ofrecer en sus salas el estreno de esta película, las muestras de apoyo por parte de los cineastas Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y muchos más, tuvieron eco, al final la empresa decidió brindar 28 pantallas para la película de La región salvaje, que se estrena en todo el país con 90 copias.

“Agradezco los comentarios en twitter de Cuarón y Del Toro y mucha gente más que hizo ruido y pues exigieron que se viera. Entiendo que Cinemex es una empresa privada y no tiene la obligación de pasar nuestras películas, pero pues nosotros también luchamos porque nuestras cintas se vean”, explica Amat Escalante quien celebra que finalmente se pueda estrenar

La región salvaje en otros cines. “Lo que me causa algo de tristeza es que no soy el único al que le pasa esta situación y no todos van a tener el apoyo de Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón”.

Tuvieron que pasar casi dos años para que La región salvaje llegara a México. La película de Amat Escalante había ganado León de plata en la Mejor Dirección en la Muestra de Venecia y tuvo su estreno en el Festival de Morelia.

“Me da gusto que ya se va a descubrir en su país, en su público. Ha tardado un poco en llegar, han pasado muchas cosas. Entre las cosas positivas que ha traído su retraso es el apoyo que ha recibido de otros cineastas como Guillermo del Toro”, comenta el también director de Los bastardos o Heli.

Amat Escalante considera que La región salvaje “es una película diferente en el cine mexicano. Trata de explorar por otros rumbos las cosas que siempre me han interesado pero desde un camino nuevo para mí”, comenta Escalante, quien con esta cinta se aventura a entrar en el cine de fantasía y terror, a través de la cual pretende indagar en los “conflictos internos que sufrimos cuando tratamos de ser parte de la sociedad y a veces por cuestiones morales o religiosas no son aceptadas. Gente que a veces no puede vivir en esos caminos ya impuestos por la moral y todo eso.

“Intereses como la violencia, como se sufren esas situaciones, el deseo sexual, las contradicciones del deseo, las expectativas sociales, son temas que repito sin querer, son mis intereses, que ni son tan originales, creo que todo el mundo tiene mucho sexo y violencia en la cabeza”, dice sobre este que es su cuarto largometraje.

Amat enfatiza en cómo películas con temáticas duras tienen dificultades para encontrar no solo espacios en el cine, sino también para ser financiadas.

“Ha sido muy difícil conseguir apoyos para mis películas, y cuando veo que cualquier churro que sucede en la playa con gente blanca y guapa esa es fácil de financiar. En México se producen cerca de 160 películas al año y lo positivo es que dentro de lo que se hace hay proyectos de calidad”, señala.