abc Radio


Pokémon: Detective Pikachu, un giro a la franquicia animada

Creados en Japón en la década de los noventas, unos singulares con poderes basados en la naturaleza, cautivaron a miles de personas que siguieron el anime, videojuegos y las películas animadas

Adolfo López | El sol de México

Hace alrededor de 20 años que la euforia de Pokémon cautivó al público mundial y sobre todo al mexicano. Se trató de una serie animada protagonizada por unos monstruos de bolsillo (esta es la definición precisa de la palabra Pokémon) con habilidades divididas en tipos: agua, fuego, viento, roca, planta, eléctrico y demás, que competían entre sí como parte de los duelos que los entrenadores realizaban para convertirse en un Maestro Pokémon.

El fenómeno creció tanto que pasó de la pantalla chica a los videojuegos y luego al cine con algunas producciones animadas de gran éxito. Sin embargo, este mundo ahora da un brinco mayúsculo presentando su primera película live-action: Pokémon: Detective Pikachu donde todas las criaturas que conocimos pasan del dibujo a una animación generada por computadora que le ofrece un mayor realismo.

Pokémon: Detective Pikachu narra la historia de Tim, un chico de 21 años que alguna vez quiso ser entrenador pokémon, pero que tras la muerte de su madre su sueño se esfuma. Es hasta que se entera de la muerte de su padre, el detective Harry Goodman, de quien estaba distanciado desde entonces, que conoce a Pikachu, el acompañante de su papá y quien lo convence de que éste sigue vivo, por lo cual ambos comienzan una investigación para dar con su paradero.

Aunque la anécdota principal se distancia en principio de la trama de la serie, Pokémon: Detective Pikachu tiene detalles que evidentemente conectan a los más fieles seguidores con estas dos historias. En primera, Pikachu es el fiel compañero del protagonista y ocupa una gorrita como un guiño a la que vestía Ash Ketchum, es estelar del famoso anime que emitió más de mil capítulos desde 1997.

 

Así como Ash, Tim también tiene una amiga con quien vive sus aventuras. En la serie recordamos a Misty, una chica que se une a Ash con el pretexto de que le pague su bicicleta y que tiene como pokémon a un inseguro Psyduck. En la cinta, el personaje femenino cambia su nombre a Lucy Stevens, una periodista que se alía con Tim para resolver el caso de su padre… ¡ah! Y también tiene un Psyduck como acompañante.

En esta primera cinta aparecen algunos de los pokémones de la primera generación como Bulbasaur, Mr. Mime y sobre todo Charizard, que se enfrenta en una alucinante batalla con Pikachu en una de las escenas clave, donde, por cierto, el entrenador es Sebastián, un hispano interpretado por Omar Chaparro. “¿Tener a un Charizard? Imagínate, es increíble”, dijo el actor durante una entrevista con El Sol de México.

Para Chaparro, esta resultó una gran oportunidad en su carrera profesional, pero confiesa que en principio hubo algunas críticas por su integración al reparto junto con Ryan Reynolds (quien hace la voz de Pikachu), Justice Smith, Bill Nighy y Kathryn Newton: “Me da risa porque cuando salió la noticia de que iba a trabajar en esta película la gente decía que yo iba a ser la voz de Pikachu en español… y no me gusta desmentir a la gente, me gustó sorprenderlos”, comentó.

Aunque Pokémon: Detective Pikachu estrenará apenas en Estados Unidos, México y otras partes del mundo el 10 de mayo, en enero de este año se anunció una secuela y un spin-off de este universo, aunque aún no se tiene información sobre los detalles de la trama o el elenco. Pero esta película es sin duda el inicio de una exitosa saga que traerá de vuelta a estos fabulosos monstruitos.