abc Radio


Samo se une al musical Jesucristo Superestrella

Samo hace su debut teatral en la ópera rock

Tras ofrecer más de 100 funciones en la gira por la república del musical producido por Alejandro Gou y Érik Rubín, Samo sustituirá a Yahir a partir del 17 de enero próximo en el papel de Pedro en Jesucristo Superestrella.

“Fue muy complicado encontrar a Samo de entre artistas con ciertas características especiales, sí fue un reto porque pensamos en mucha gente y fuimos descartándolos por tesitura, por condición física, por tiempos, hablamos con él y afortunadamente concretamos su contratación. Aunque no fue fácil, porque tiene proyectos y pudo hacer un hueco hasta el 16 de febrero de 2020”, comparte Érik Rubín.

“Para despedir a Yahir volvemos a pisar el escenario del Centro Cultural Teatro 1, los días 20, 21 y 22 de diciembre y regresamos en enero, ya con Samo”, agrega el músico, quien interpreta a Judas en el montaje que llegó a la escena luego de más de dos años de preparación y, de acuerdo con Rubín, ha rebasado las expectativas de todo el equipo.

“Estoy muy contento, me siento muy afortunado, porque desde su estreno me sorprendió y sin duda es uno de mis proyectos más importantes, me ha dado un crecimiento como pocos proyectos en mi trayectoria de casi cuatro décadas. Me siento afortunado de volver a una temporada más este fin de semana e invito al público a que asistan, porque puede que sean las últimas representaciones”, describe.

“La puesta surge de mi necesidad de volver a interpretar este emblemático personaje. Al retomarlo desde otra perspectiva, con mi experiencia, mi camino recorrido, se enriquece y al mismo tiempo ha sido un crecimiento personal, espiritual y profesional para mí. Estoy muy agradecido con este papel y con esta oportunidad de nueva cuenta. Son pocos los proyectos que tienen ambas áreas de crecimiento y además, tener el contacto con el público, que hemos cuadriplicado en la temporada, es increíble”.

Respecto al personaje, que ya había interpretado en otro montaje, abunda: “Todos tenemos un poco de Judas, porque no es el gran villano en esta puesta, sino un Judas muy humano, víctima de la situación y preocupado de salvar a sus amigos, porque empieza a ver, todo lo que está provocando Jesús y que los van a matar a todos; no está vendiendo a su amigo, sino trata de salvarlo”.

En relación a la armonía que priva entre el elenco, asegura: “Somos muy afortunados porque la estrella es Jesucristo Superestrella, nosotros somos un engranaje y juntos potenciamos todo, cada uno con su actuación tiene su momento para brillar. Lo entendimos bien desde el inicio por eso funcionamos tan bien. El ego lo dejamos a un lado y nos volcamos al proyecto, que es uno de los ingredientes que hace tan exitoso hoy en día esta producción”, asegura.