abc Radio


“Hasta que la boda nos separé” una cinta mexicana de locura nupcial

  • Jueves 29 de marzo de 2018
  • en Gossip

Producida por Billy Rovzar y dirigida or Santiago Limón,
Hasta que la boda nos separe
es una divertida cinta protagonizada por Diana Bovio y Gustavo Egelhaaf en la que se refleja de manera divertida la realidad de las familias mexicanas y sus tradicionales costumbres nupciales.

La cinta se centra en una pareja de enamorados que pertenecen a distintas clases sociales que anhelan tener la boda de sus sueños. Sin embargo, las diferencias entre las familias de los novios desencadenan una serie de desventuras que podrían arriesgar la realización de la ceremonia.

En entrevista con
El Sol de México
los actores Diana Bovio (
La posesión de Altair
,) y Gustavo Egelhaaf (
Cuatro lunas
), aseguraron que lo que más disfrutaron de la cinta fue trabajar con un cineasta que les brindó la confianza y libertad de proponer y así aportar a la cinta.

“Fue un proceso muy divertido. Yo no podría estar más agradecido de haber podido participar con Billy y Santiago. Santi es un gran capitán del equipo en el set; siempre estuvo súper tranquilo. Es un director que te deja crear, entonces eso para un actor es muy entretenido y divertido cuando”, comentó Gustavo Egelhaaf.

La cinta que fue filmada en playas de Puerto Vallarta y cuenta con la participación especial del actor Roberto Palazuelos, y el comediante Adal Ramones, quienes aportar un toque de picardía y humor a la comedia romántica.

Para Billy Rovzar, el mensaje más importante de la cinta se enfoca en la aceptación personal y con las demás personas. “Creo que vivimos un momento muy delicado, en donde si no nos comenzamos a aceptarnos como seres humanos, hijos del mismo planeta, pues no vamos a llegar a ningún lado. Creo que esta película, sin querer queriendo lo logra. En donde de la butaca a tu coche sales con un sentimiento bien bonito de hacer un mejor mundo”.

La historia es una adaptaciónde la cinta rusa
Kiss Them All!
(
Gorko!
), pero con un humor tropicalizado a la mexicana, en donde la mezcla de música y alcohol en exceso, son garantía para que las cosas se salgan de control.