abc Radio


Simple Minds: cuatro décadas de hacer rock

  • Miércoles 19 de septiembre de 2018
  • en Gossip

C
uatro décadas de trayectoria son suficientes para que una banda como Simple Minds pueda considerarse clave dentro de la historia del rock.

Lo que comenzó como una banda de punk al sur de Glasgow en Escocia a finales de los años setenta, hoy se ha convertido en una de las agrupaciones que marcó tendencia durante su época gracias a la mezcla de sonidos post-punk y art-rockque con un toque celta, proveniente de su cultura local, así lograron destacar en la música.

Esta historia y más llegará por primera vez a México hoy, cuando la banda ofrezca un concierto único en el Pepsi Center WTC, donde tocarán sus más grandes éxitos junto con los temas más recientes de su nuevo álbum Walk beetween worlds.

Es el disco número 17 de su carrera, y el primero en entrar al Top Five de las listas de popularidad en el Reino Unido y Suiza después de más de 20 años.

No se le puede llamar un bache en su carrera el no destacar en las listas de popularidad durante dos décadas, mucho menos si se tiene en cuenta que Simple Minds cuenta con más de 70 millones de discos vendidos en todo el mundo.

Más aún si canciones como Don't you (Forget about me) se volvieron parte de la cultura popular al formar parte del soundtrack de la cinta The breakfast club, un clásico del cine de los años ochenta, otorgándole a la banda su único sencillo número uno en la lista de Billboard en Estados Unidos.

Simple Minds, liderada por Jim Kerr y Charlie Burchill, los únicos miembros fundadores que continúan, no ha ganado Grammys o Brit Awards, pero sí ha influido en los oídos de generaciones con otros clásicos como Alive and kicking o Belfast child, por lo que es una banda impresindible en la historia de la música actual.

En su concierto se espera que interpreten Alive and kicking, Mandela day y Sanctify yourself, pero también se han dado el lujo de tocar covers excepcionales como Andy Warhol de David Bowie, por lo que no podemos descartar alguna sorpresa