abc Radio


Estudiantes regiomontanos víctimas de secuestro express

Tres jóvenes regiomontanos fueron víctimas de un secuestro exprés por un comando de civiles armados que los confundieron con integrantes de otra célula delictiva.

Los hechos fueron el pasado martes, cuando regresaban de la Isla del Padre, al sur de Texas, siendo en la autopista de Reynosa a Monterrey donde los jóvenes, de entre 23 y 28 años de edad, fueron interceptados por civiles armados.

Uno de los afectados relató: “veníamos de la Isla del Padre, el conductor, yo de copiloto y atrás nuestro compañero, cuando advertimos que dos camionetas nos siguieron, una se emparejó del lado izquierdo y la otra atrás”.

Los individuos obligaron a los estudiantes a detener su unidad y con palabras altisonantes y un maltrato verbal, los delincuentes les exigieron que dejaran libre el asiento delantero al lado del conductor, posición que ocupó uno de los integrantes del grupo delictivo.

“Atrás se subió el otro para vigilar a las dos personas que viajábamos, mientras que al conductor le dieron instrucciones de medir la velocidad y no hacer ningún movimiento raro, porque de ser así nos iban a matar”, relata el conductor de la camioneta.

No sabe si eran cuatro o seis los delincuentes que portaban armas largas que los amenazaron, pero recuerda que gritaban mientras les hacían preguntas para conocer su condición económica.

“¿Quiénes son ustedes? ¿De dónde son? ¿De dónde vienen? ¿Tienen casa en la Isla o en McAllen? ¿Sus padres tienen dinero en cuentas de los bancos texanos?”, fueron algunas de las preguntas que nos hicieron.

Pero el interrogatorio a bordo de la camioneta no se quedó en eso, pues además pensaron que los tres regiomontanos pertenecían a una célula delictiva.

El joven recuerda que su respuesta inmediata fue que no eran delincuentes, que en Monterrey eran estudiantes de una institución privada y que harían lo que fuera para demostrarlo.

“Nos trajeron plagiados dos horas aproximadamente, que nos parecieron eternas, y no, comprobaron que no estábamos identificados con ningún grupo delincuencial, de manera que nos dejaron libres, a cambio de nada, creíamos que nos iban a quitar la camioneta, pero no fue así”, concluyó uno de los que fueron víctimas.