abc Radio


Penal de Cadereyta está bajo control tras motín

||Con información de Notimex y David Casas|| 

Monterrey, NL.- La situación al interior del penal de Cadereyta de Jiménez, tras el motín y disturbios registrados la víspera, está bajo control, aseguró el vocero del grupo de Coordinación de Seguridad en Nuevo León, Aldo Fasci Zuazua.

“Ya están las cosas en orden, tranquilas y en marcha, lamentables los hechos”, en el Centro de Reinserción Social ubicado a 35 kilómetros al oriente de Monterrey, dijo el funcionario estatal, en relación a los incidentes que dejaron siete lesionados, entre ellos un comisario de seguridad penitenciaria y un policía, así como cinco reos.

Señaló que en los tres penales de la entidad (Topo Chico, Apodaca y Cadereyta) se trabajará en el reforzamiento de medidas tendientes a impedir “en la medida de lo posible” situaciones de violencia, para lo cual se vigilará ingresos de nuevos reclusos y evitar confrontaciones entre grupos delictivos contrarios.

De la situación de salud de los lesionados, indicó que en ningún caso hubo gravedad, cinco fueron por lesiones de golpes y, en el caso de dos, -el comisario- sufrió fractura, mientras que un recluso fue atendido por un preinfarto.

Resaltó que la noche del lunes, los familiares que permanecían afuera del reclusorio pudieron ingresar para conocer las condiciones en que se encuentran los internos.

Reiteró que todo fue tras una manifestación en el interior del penal en contra de la aplicación de controles más estrictos en los ingresos a las instalaciones, por lo que los internos comenzaron a bloquear los pasillos de acceso al incendiar colchones para impedir el paso de oficiales.

“Fue una protesta de las tres áreas de reos peligrosos en contra de las revisiones y decomisos que se han hecho en el penal, y también por el uso de una tecnología no invasiva que ha detectado en algunas mujeres algunas cantidades de droga en su cuerpo”, explicó Fasci Zuazua.

 

¿Qué piden los reos?

Los reos mantuvieron retenidos por algunas horas a varios custodios, aunque posteriormente habrían sido liberados tras negociaciones.

En un pliego petitorio que hicieron llegar a las autoridades penitenciarias, los internos hacen diversas demandas.

Una comisión de internos entregó lo que llamaron “Convenio entre la Agencia de Administración Penitenciaria y la Comisión de Internos del dormitorio de ampliación del Cereso Cadereyta” y que firman como representantes Darino de Jesús Gutiérrez Castellanos y Guillermo Flores Moya.

Hacen la petición de que no ingresarán al dormitorio ninguna corporación policiaca federal ni estatal, ya que no hubo ningún tipo de violencia hacia las autoridades ni a los celadores retenidos.

En el escrito piden la destitución del “director Julio López, del jefe de seguridad Comandante Saúl Carrillo y del Licenciado Fidel, encargado de Criminología, que tienen nexos con grupos criminales”.

Solicitaron que les dejen entrar las comidas que sus familiares llevan los días de visita.

Demandaron que el gobierno se comprometa a que no se les cambie a penales federales o de otros estados, tampoco ser llevados al Cereso de Apodaca ni al Topo Chico, porque sus vidas peligran.

Asimismo, que se deje entrar a la prensa, para constatar cómo se encuentra el penal, que asista personal de Derechos Humanos y que retiren el aparato de revisión de rayos X.

“Los internos se comprometen a salvaguardar el orden y la disciplina en el dormitorio y entregar a los celadores que fueron retenidos”, dice el pliego petitorio, que no se pudo confirmar si la autoridad los aceptó.

El vocero de Seguridad estatal, el ex procurador de Justicia, Aldo Fasci Zuazua, rechazó que hubiera celadores retenidos y dijo que al iniciar la trifulca se replegaron en un área para evitar el ataque, por lo que no se le consideró un secuestro.

/parg