abc Radio


Autos clásicos una afición muy costosa

El paseo en auto clásico reluciente, como recién salido de la armadora, les ha costado a sus propietarios mucho dinero y tiempo para darse el lujo de viajar en esas unidades, algunas con más de 50 años de antigüedad.

Rafael Rodríguez, Javier Flores, Alejandro Díaz, Jorge Arenas y Julio Olmos presumen sus vehículos, los cuales son rentados para bodas y 15 años, pero la mayoría afirmó que solamente ellos los manejan y no se lo prestan a nadie.

Agregaron que únicamente los sacan en ocasiones excepcionales, por ejemplo un desfile y una muestra, como la que recientemente se efectuó en la explanada de la delegación Gustavo A. Madero.

FLEET MASTER

Ahí, Rafael Rodríguez presentó una verdadera joya sobre ruedas, se trata de un Chevrolet, modelo Fleet Master, coupe del año 1947, el cual lo adquirió en 20 mil pesos hace siete años aproximadamente en condiciones deplorables, pero su motor de seis cilindros no estaba mal.

A lo largo de cuatro años trabajó en la remodelación del vehículo e invirtió cerca de 200 mil pesos, tras de lo cual ahora luce impecable, original en un 95%, y pintado de color beige y el toldo café oscuro.

Mecánico automotriz de profesión, Rodríguez recomendó que lo más importante para la conservación de un auto clásico es que su propietario no lo deje caer y esté al pendiente de él.

FORD 200

Antes de que la marca Ford presentara su modelo Falcón, en la década de los sesenta del siglo pasado, salió a la venta el Futura y el 200, con un motor revolucionado de seis cilindros.

El señor Julio Olmos es propietario de uno de esos vehículos, quien afirmó orgulloso que él mismo lo hojalateó y pintó de color negro, el cual contrasta con sus vestiduras blancas; informó que lo compró en el año 1963 en 15 mil pesos al segundo dueño del carro e invirtió 65 mil pesos en remodelarlo.

El motor, aseguró, es original, pero fue difícil conseguir las piezas, algunas de ellas las adquirió en un yonquee de Poza Rica, Veracruz, y en restaurarlo tardó dos años aproximadamente.

Ahora, narró mientras le pasaba una franela a la carrocería bien pulida, es su orgullo sacarlo a la calle y prestarlo para bodas o llevar a las quinceañeras al salón de fiestas.

PICK-UP

En su oportunidad, Javier Flores presumió una camioneta de la misma firma automotriz, modelo pick-up del año 1948, que ahora está pintada de color rojo y marfil, con su piso y rejas de de madera de salam.

Debido a que es un vehículo muy antiguo, batalló bastante para conseguir las refacciones.

Recordó que la compró hace siete años en 50 mil pesos, su motor no es original pues le adaptó uno de Maverik, al igual que su tanque de gasolina.

Informó que tardó cinco años y 200 mil pesos para dejarla flamante, “pero nada más la manejo yo”.

MUSTANG



De color rojo y negro, Jorge Arenas presume su Mustang 1971, modelo GT 351, el cual lo adquirió hace 10 años en 42 mil pesos y la adquisición de refacciones es difícil, aunque no es un carro muy antiguo, ya que sólo tiene 47 años.

Informó que las autopartes las consiguió en deshuesaderos, por internet y en Estados Unidos.

El encanto del carro es que tiene una presencia deportiva; se trata de un modelo limpio y funcional, aunque resulta “gastalón” de gasolina pues tiene ocho cilindros, por lo que no lo maneja seguido.

Para
mantenerlos en buen estado hay que estar pendientes de las necesidades de los autos y no dejarlos caer, dice Rafael Rodríguez, mecánico de profesión.