abc Radio


Extorsión acecha a comercios del Centro Histórico de CDMX

El comercio establecido en el Centro Histórico está condenado a desaparecer ante el asedio de bandas criminales, que extorsionan a los dueños de locales con diferentes formas, entre las cuales está el método “gota a gota”, cuya existencia tiene mucho tiempo aunque recientemente adquirió relevancia, advirtió Guillermo Alejandro Gazal, líder de los propietarios de negocios mercantiles de esa zona de la Ciudad de México.

Durante una entrevista, exigió a las autoridades a hacer algo “ya basta de hacerse güeyes”, reclamó molesto y a punto de cumplirse los primeros 100 días de la administración de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno local. Opinó que debe dar resultados y le recomendó no caer en el mismo error de su antecesor, Miguel Ángel Mancera, quien siempre negó la existencia de cárteles delictivos en la capital.

Sin embargo, el dirigente de Procentrhico informó de un trabajo de investigación de dicha organización, en el que detectó nueve bandas de extorsionadores que operan en el primer cuadro de la capital: La Unión Tepito, la Anti-Unión de Tepito, Cártel Nueva Generación de Tepito, El Cártel de Jalisco Nueva Generación. Los Zetas, Los Chineros, La Familia Michoacana y Los Aferrados.

El entrevistado no quiso proporcionar una cifra de cuántos comerciantes son amenazados para sacarles dinero, pero en un ejercicio hipotético estimó que si en una cuadra de la zona hay 10 comercios, por lo menos ocho ya recibieron una llamada para exigirles una cantidad o les avientan un aviso con advertencias de que dañarán a sus familias o a ellos mismos si no pagan protección.

Ante esta situación, aseguró que antes el traspaso de una cortina se cotizaba entre 100 y 150 mil dólares, pero ahora los locales se ofrecen en renta sin traspaso. “La actividad comercial ha decaído enormemente, ha habido una perdida impresionante, sí te podría hablar de un 60 o 70% en los últimos 10 años de la afluencia de gente al Centro y de comerciantes en el Centro Histórico”, precisó el entrevistado.

Y es que de los comerciantes que han sido amenazados, quizá algunos no acepten la extorsión y han sufrido represalias, por ejemplo golpizas e intentos de quemarles sus locales.

Foto: Alejandro Aguilar