abc Radio


Incrementa la extorsión, narco-menudeo y feminicidios; baja robo a casas y autos

Asegura Santiago Roel, titular del Semáforo Delictivo, que es momento de aceptar el fracaso y replantear la estrategia

México cerrará este 2019 como uno de los más violentos, puesto que la mayoría de los delitos continúan al alza en comparación del año pasado. De acuerdo con los datos actualizados de Semáforo Delictivo hasta octubre, estos fueron los delitos de alto impacto que muestran un incremento: homicidio (1%), secuestro (5%), extorsión (35%), narco-menudeo (21%), robo a negocio (6%), violencia familiar (11%), lesiones dolosas (5%), violación (11%) y feminicidio (11%); solo Robo de auto y a casa tienen una reducción.

“En octubre, el gobierno federal anunció un supuesto punto de inflexión, un cambio positivo en reducción violencia, basado en la cantidad de homicidios por día, pero nosotros no observamos eso. Es cierto que junio ha sido el mes más alto del año con 2,560 carpetas de homicidio, y que a partir de ahí los siguientes meses muestran una menor incidencia. En julio se reportan 2,543; en agosto, 2,486; en septiembre, 2,405, pero ya en octubre, la cifra vuelve a subir a 2,430“, indicó Santiago Roel, titular del Semáforo Delictivo.

Comentó Roel que “la estrategia no es la correcta, que hay que aceptar esa realidad y replantear la estrategia”, luego del operativo fallido en Culiacán, así como abstenerse al plan de la regulación de las drogas.

Expresó que “El gobierno federal debe cumplir con lo propuesto, regular las drogas como estrategia de paz, como estrategia para reducir el poder económico a las mafias de narcotráfico, una vez hecho eso, debe combatir el resto de delitos de alto impacto como el secuestro, la extorsión, el tráfico de personas y el huachicoleo, con inteligencia y con fuerza”.

“Este año cerrará como el peor año en inseguridad y será muy claro de que no es cuestión de tiempo, de insistencia y de paciencia, sino de obstinación en una estrategia fallida, contradictoria y confusa. Es momento de aceptar el fracaso y replantear la estrategia”, finalizó Roel Rodríguez.