abc Radio


Seguritech se consolida en el negocio de la videovigilancia

C
reada en 1995 como una pequeña empresa dedicada a la venta de alarmas, Seguritech se ha consolidado como una de las ganonas en el negocio de la videovigilancia y hoy se presume como pieza clave para “la seguridad nacional del país”.

Al amparo de gobiernos de todos los niveles y todos los colores y con adjudicaciones directas, su negocio se ha extendido a ramos como la aeronáutica, la construcción, la meteorología, salud, seguridad ciudadana y telecomunicaciones.

Tiene en la Ciudad de México uno de sus principales nichos de ganancias, ya que ha celebrado contratos tanto con el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), como con delegaciones.

Uno de los más jugosos lo celebró –por adjudicación directa- con la delegación Azcapotzalco –entonces gobernada por el PRD- por 90 millones 738 mil 680 pesos, en un período multianual de 2013 a 2015.

El costo unitario de los equipo fue de tres mil 911 pesos.

Y es justo en los precios de sus equipos donde existen discrepancias, pues tres años después, el 11 de julio de 2016, Seguritech celebró un contrato con la delegación

Álvaro Obregón por 248 mil 016 pesos para la compra de 41 alarmas a un precio unitario de cinco mil 214 pesos.

Otro contrato fue con Tlalpan en 2014, entonces gobernada por el PRD, por un monto de seis millones 160 mil para la compra de mil 408 equipos; el precio unitario fue de cuatro mil 375 pesos.

Incluso más atrás, el 29 de octubre de 2004, esta empresa celebró un contrato con la delegación Benito Juárez por un monto de un millón 725 mil pesos para la compra de 200 alarmas; el costo unitario de los equipos habría sido de alrededor de ocho mil pesos.

En total, Seguritech recibió con estos cuatro contratos 98 millones 872 mil 104 pesos, mismos que se suman a los 463 millones 827 mil 49.27 pesos que recibió Comunicación Segura –filial de Seguritechde un contrato del C5 para la renovación de mil 500 cámaras y la instalación de mil altavoces.

Es así que en poco más de 20 años lo que empezó como una simple empresa de venta de alarmas, se convirtió en un amplio negocio en el que Seguritech tiene manga ancha, pues incluso ofrece vehículos blindados, arcos de seguridad para carreteras, lectores de placas, drones, vigilancia satelital e incluso equipos de meteorología.

Incluso en 2013 el gobierno del Estado de México, en ese entonces gobernado por el priista Eruviel Ávila, le dio por adjudicación directa el contrato para la instalación de 10 mil cámaras para el C5 en Toluca a cambio de seis mil 376 millones de pesos.