abc Radio


STC Metro rescata en promedio a 12 perros a la semana

A  poco más de un mes de la inauguración del Centro de Transferencia Canina (CTC) del Metro aumentó el número de perros abandonados en el Metro, pues de tres o cuatro animales que se rescataban semanalmente, ahora hay  hasta 12 en el mismo lapso de tiempo.

El lugar ha recibido desde el 18 de julio pasado, fecha en que se inauguró, entre 40 y 45 perros rescatados, actualmente se resguardan 18 de estos, más seis cachorros que dio a luz una hembra bautizada como Torni. Cerca de 20 ya fueron adoptado, de acuerdo con Miguel Ángel Valdés Mejía, responsable del centro, y Alfredo Abarca Pérez, coordinador de Protección Civil del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

 Abarca recordó que al centro son llevados exclusivamente los perros que se encuentran en las vías del Metro, que funcionan con 750 volts de electricidad, o que corren el riesgo de llegar a esta zona. En estos casos se sigue un protocolo  para rescatarlo al animal y sean atendidos por veterinarios.

Se cuenta con una residente permanente: Panti, una perrita encontrada en la estación Pantitlán, de allí su nombre, que fue la primera en llegar al centro y ahora se encarga de recibir tanto a visitas humanas como a nuevos compañeros caninos.

En tanto, Indo, Panto, Tlahui, Roxy y Ara, nombres que se les asignaron a estos peludos animales según la estación del Metro donde se rescataron, esperan a su nueva familia. El centro tiene la infraestructura necesaria para resguardar entre 80 y 120 perros y mantenerlos en buenas condiciones, y para evitar la saturación se trabaja en convenios con diversas asociaciones, incluyendo la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Valdés agregó que para el CTC es de suma importancia brindar un trato digno a los perros dentro y fuera de este espacio, por lo que para llevar a cabo una adopción se realiza un procedimiento que incluye una responsiva que permite visitar la casa del interesado para verificar las condiciones adecuadas, esto con ayuda de la Brigada de Conciencia Animal del Instituto de la Juventud (Injuve).

Una vez rescatados los perros, pasan a manos de Katia Hernández, guía canina, quien ayuda a bajar el estrés del animal y a que puedan convivir con el entorno.