abc Radio


Urge reparar 37 kilómetros de drenaje en la CDMX

Para arreglar un kilómetro del colector (drenaje) de la red primaria se requieren 67.5 millones pesos, pero en la Ciudad de México urge reparar 37 kilómetros, lo que implica un costo de dos mil 590 millones de pesos.

Esa es la conclusión del estudio realizado por la consultora Bain&Company México junto con 17 oficinas dependencias capitalinas, federales y especialistas y académicos que evaluaron durante cuatro meses los puntos de la Ciudad de México vulnerables ante un terremoto, lo cual quedó establecido en el documento "Marco teórico para identificar inciativas para incrementar la resiliencia sísmica de una ciudad, del que

El Sol de Méxic

o tiene una copia.

Aunque el análisis habla de urgencias, se prevé que la reparación de esos 37 colectores se haga en un periodo de seis años, pero la situación para la Ciudad de México podría ser peor, si bien aún no es urgente cambiar el resto de los tramos del drenaje, se sabe que parte de la estructura más antigua de la capital del país tiene 50 años y que el total de la red del drenaje consta de más de dos mil kilómetros. Cambiarla por completo se ve un proceso económicamente inviable.

"Por infraestructuras y servicios estratégicos nos referimos a aquellos que aseguren que los habitantes de una ciudad puedan recibir los productos y servicios que satisfagan sus necesidades básicas de alimentación, higiene y comunicación, así como a aquellos que requieran los residentes para realizar sus actividades cotidianas de tipo social, laboral, o estudiantil", determinaron los expertos en la investigación realizada.

En cuanto a la red hidraúlica especifica que son "líneas de vida" imprescindibles para incrementar la resiliencia de la ciudad. Para considerar que el drenaje se encuentra en esta categoría se tomó en cuenta el número de personas que lo utiliza y el estado actual.

También se determinan los criterios para saber si son servicios prioritarios a atender, uno es la importancia estratégica, esto es, dimensionar las consecuencias que la interrupción del servicio y los daños a la infraestructura tendrían en el funcionamiento de la ciudad después de un sismo.

Asimismo se considera su estado actual y preparación ante una emergencia, si cuenta con protocolos de emergencia y si son eficaces.

De los componentes de la red del drenaje la infraestructura denominada albañal es de baja prioridad, la red secundaria (atarjea) de segunda prioridad, los túneles profundos y semiprofundos prioritario de dar mantenimiento periódico y los colectores de la red primaria, de primera prioridad, por ser estratégico, vulnerable y que presentó afectaciones en el sismo de hace siete meses.