abc Radio


Alertan por uso de alerta sA�smica falsa; utilizan sensores de otros paA�ses

  • ABC Radio
  • Lunes 30 de abril de 2018
  • en Metrópoli

Aplicaciones de falsas alertas sísmicas para celulares, que no están avaladas por el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico, son comercializadas por empresas que lucran con esa parte importante de la protección civil, cuyo origen es salvar vidas. Durante un recorrido por instalaciones de C5, sus directivos reconocieron que dichas compañías “no se cuelgan” del sistema gubernamental, sino que cuentan con sus propios sensores o usan mecanismos de otros países que no están reglamentados en México.

Agregaron que es imposible que la Alerta Sísmica se active por sí sola y replique el sonido en todo el sistema, “la única vez que se escucharon radioalertas fue en la delegación Gustavo A.Madero, en el Cerro de los Tres Padres, donde cayó un rayo en uno de los repetidores y se activó el sonido”, precisaron.

Afirmaron que la alerta, cuyo nombre oficial es Sistema de Alerta Sísmico Mexicano y opera el C5, es el único con norma avalada por la Secretaría de Protección Civil y pagado por los gobiernos federal, de la Ciudad de México y algunos estados.

Agregó que el mecanismo de alarma fue desarrollado por el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (Cires) en los años noventa del siglo pasado y empezó a operar en 1993 con 12 sensores que se ubicaron en la zona de la Placa de Cocos, justo en la costa de Acapulco, Guerrero, donde se prevé que es posible que se produzca un sismo importante.

Otro “candado” que tiene el sistema es que la señal debe percibirse en más de dos sensores. Explicaron que el Cires tiene receptores de la señal, que es lo que se instaló en el C 5 y son los que replican en automático y tecnológicamente el sonido, en milésimas de segundo, a todas las cámaras de la ciudad.

De 1993 a la fecha, reportaron, ha sonado alrededor 155 veces y es bastante efectiva, porque solamente avisa de terremotos y sismos que representan un riesgo hacia la ciudad, pues mide la potencia, fuerza y aceleración del movimiento telúrico, a fin de calcular la intensidad del peligro que corre la capital.

“Solamente la Ciudad de México tiene el sistema de anuncios públicos, en otras ciudades suena solamente en estaciones de radio y televisión”, dieron a conocer a El Sol de México.

Se les preguntó ¿Si son nulas las posibilidades de que esto se active, qué pasó en Iztapalapa, porque sonó? Y respondieron: Fueron unas alarmas que deben estar poniendo en alguna empresa, la delegación también está poniendo algunas alarmas, son en casas o unidades habitacionales. No emanaron del sistema de alertamiento Sísmico Mexicano. ¿Qué pasó? Que pudo haber sido un cortocircuito, una prueba sin avisar, o un error en el enchufe. Por eso al día siguiente emitimos un boletín para afirmar “no fuimos nosotros”.

En el caso de las empresas que comercializan la aplicación para bajarla en los teléfonos celulares, cuyos usuarios las pagan

por ignorancia del tema, aseguraron que son sensores israelíes o chinos que no están validados y generan avisos que no corresponden a una alerta real, que tienen fallas o se activaron con un corto de energía, falso contacto y lucran con una casi obligación del gobierno, de alertar en situaciones de riesgo.

El funcionario agregó que la Secretaría de Gobernación con su dependencia, que es la Coordinación Nacional de Protección Civil, y por parte del gobierno de la Ciudad tiene que interceder administrativamente, porque es un tema local.