abc Radio


Cambio climático alcanzó a Durango

  • Domingo 5 de febrero de 2017
  • en México

Por JUAN PABLO HERNÁNDEZ

El desarrollo industrial y población que ha registrado Durango en los últimos diez años, y la falta de una planeación urbana, ha influido en el cambio climático que hoy tenemos: la peor de las sequías, cinco años más tarde cae una tormenta que cobra la vida de cinco personas, una inesperada helada que acabó con cultivos y sembradíos, contrario a ello las horas frío han disminuido por el llamado calentamiento global producto de la cotidiana contaminación de toda la ciudadanía.

Hoy las condiciones climáticas han cambiado sobremanera producto de la contaminación que diariamente realizamos, ya sea a través del automóvil, la basura que tiramos, el uso del gas, las quemas de zacatales, la instalación de empresas que no son supervisadas, etcétera.

A decir del meteorólogo Florencio Rodríguez Loera, Durango en los últimos diez años ha tenido una fuerte transformación en el clima.

Durante la charla, el meteorólogo de la Comisión Nacional del Agua pone el dedo en la llaga y sostiene que las grandes variaciones del cambio climático que hoy sufren los duranguenses no es otra cosa que producto del crecimiento poblacional, el desarrollo industrial y comercial, pero sobre todo la falta de educación para respetar el medio ambiente.

Cabe recordar que en 1910 Durango apenas alcanzaba una población de 483 mil habitantes, sin embargo 100 años más tarde la tierra de los alacranes rebasó el millón 632 mil, cinco años después el número poblacional fue de un millón 754 mil personas, de acuerdo a las datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). Dicho crecimiento poblacional ha implicado las necesidades de vivienda, de fuentes de empleo, de vehículos, un promedio de tres unidades a motor por familia.

clima2

Además, según datos oficiales, la mancha urbana ha estado devastando bosques naturales, mantos friáticos, parques y lagunas. Esta situación ha ocasionado que la ciudad de Durango sea denominada “laguna caliente”, porque desde el Centro Meteorológico se aprecia como en la mancha urbana se despide un fuerte calor que cuando se acercan las nubes al valle del Guadiana éstas se disipan, e incluso lo que se creía sería una buena lluvia, nunca llega, por eso podemos ver que a 3 kilómetros hay precipitaciones mas todo está seco y caliente.

Esa plancha de concreto que ha sepultado los mantos friáticos, las raíces de arboles, matorrales, tierra de cultivo, se ha convertido en un comal que produce altas temperaturas.

LAS LLUVIAS

De acuerdo a los datos proporcionados por el meteorólogo, dijo que en 1978, 80 y parte de los 90, las precipitaciones pluviales eran puntuales. La temporada de lluvias comenzaba en el mes de junio y concluía en el mes de octubre. Recalcó, el promedio de lluvias para el Valle del Guadiana históricamente en 1923 eran 459 milímetros de lluvias en todo el año.

Dijo que posteriormente se han estado presentando lluvias atípicas, como sucedió en 1968, diez años después se presentaron torrenciales precipitaciones de agua.

Lamentablemente el 30 de septiembre del 2016 amanecimos con una lluvia atípica que tomó desprevenidos a la población, pues cobró la vida de cinco personas, pérdidas en los establecimientos comerciales, vehículos y viviendas inundadas, pues en 12 horas se tuvieron 102 milímetros por metros cúbicos de lluvia.

Comentó que hace diez años, el tener 76 días con lluvia con un promedio de 459 milímetros era normal, inclusive coincidían con las cabañuelas, con lo cual los campesinos se basan para hacer sus trabajos de la tierra.
SEQUÍAS

Mencionó que muy pocas veces en Durango se registraba la falta de lluvias, como sucedió en 1954 y 1957, que hubo pocas lluvias, pero sin ser alarmante; siempre eran puntuales.

Ya en 1990 se presentó una situación que preocupó bastante, fue una situación muy difícil ante la falta de lluvias. Las precipitaciones se fueron haciendo irregulares, trayendo consigo problemas como la presentación de incendios forestales.

El entrevistado hace una pausa y recuerda la peor de las sequías en los últimos 100 años: la de 2011, la cual se prolongó por tres años, ya era una enorme problemática para los campesinos, ganaderos, empresarios, para la población en general, pues la economía de Durango aún depende en gran parte del sector primario.

De acuerdo a los archivos de la dirección de la Comisión Nacional del Agua en Durango, en 1923 y 2011 se encuentran periodos con escasez de lluvias. Del siete de octubre del 2007 al cinco de junio del 2008 se tuvieron 239 días sin precipitaciones pluviales.

El meteorólogo Florencio Rodríguez Loera dio a conocer que del 28 de septiembre del 2010 al 30 de junio del 2011 la situación fue difícil, el periodo de estiaje se prolongó, sobre todo en la capital en donde apenas se alcanzaron 7 milímetros de lluvias, pues se tuvieron lloviznas en el medio rural, reflexiona y dice: pero hasta hoy, ninguna como la del 2011. Aunado a ello se tuvo una intensa sequía. Las condiciones climáticas se regularizaron, sin embargo en el 2015 las lluvias no llegaron cuando se necesitaban, en agosto sólo hubo lloviznas, pero en el 2016 las lluvias mejoraron para todos e incluso los campesinos no podían llegar a sus sembradíos.

cambioclimatico
TEMPERATURA

La temperatura en Durango ha tenido variaciones, cada temporada es más caliente que la anterior.

Noviembre y diciembre ahora registran altas temperaturas, cuando antes en los 70 y 80 se tenían heladas en el mes de octubre, ahora tiene que recorrerse hasta noviembre y diciembre. Estamos perdiendo más de 30 días de horas-frío, esto ha provocado fuertes estragos en la agricultura, sobre todo en la fruticultura, porque sin las suficientes horas-frío no se pude desarrollar el fruto como la manzana.

Comentó que en estos momentos en Durango se deberían tener 175 horas de frío, pero apenas alcanzaremos las 50 horas; estamos a un tercio. Desde los años 90 hemos estado notando este fenómeno de calentamiento.

Recordó que en el año del 2000 en la ciudad de Durango la temperatura más alta era de 38.4 grados centígrados, pero el 5 de junio del 2008 se tuvieron los 40 grados centígrados, temperatura que no debe llegar a esta ciudad porque estamos por encima del nivel del mar.

El meteorólogo expresó que ya la ciudadanía ha notado como desde el mes de junio, julio y mayo las temperaturas alcanzan los 40 grados, pero con un calor seco, cuando esto no sucedía, y comentó el porqué de las altas temperaturas, al resaltar que el crecimiento poblacional que se tiene, pues a partir de 1981 Durango comenzó a tener un crecimiento industrial más agigantado con la construcción de la Ciudad Industrial, la cual fue alcanzada por la mancha urbana, todas las zonas agrícolas fueron tapadas con el concreto. En los 90 y en el 2000 el crecimiento fue aún mayor.

Lamentablemente el desarrollo urbano e industrial no tuvo la planificación y se extendió por los cuatro puntos cardinales, provocando con ello una enorme plancha que se estableció en zonas boscosas, sobre los mantos friáticos, que terminó con la vegetación y parte de la fauna, trayendo consigo que hoy seamos una “laguna térmica” que despide calor a la atmósfera.

Comentó que la ciudad de Durango debió crecer hacia la zona sur-oriente, pero la mancha urbana se está comiendo la vegetación y esto sin lugar a dudas influye en el cambio climático que tiene Durango y posiblemente en otra parte del mundo también la estamos afectando como nos afectan a nosotros sin darnos cuenta o no lo queremos entender.
NEVADAS

Con respecto a las nevadas, comentó que estas eran comunes. Quienes vivimos los años 60’s recuerdan el mes de enero de 1967 la nevada más intensa en la ciudad de Durango con 25 centímetros de altura, posteriormente en 1987 se presentaron en el mes de enero 3 o 4 días de nevada.

En enero 1992 las presas derramaron agua por las lluvias y nevadas que se presentaron; posteriormente en los años 1994 y 1996 había nevadas cada dos años.

Indicó que después de estas nevadas tuvieron que pasar casi 14 años para tener una nueva nevada.

Durante la charla, el especialista expresó que las condiciones climáticas seguirán siendo muy variables, para mal de la población, pues se dejarán sentir nevadas en temporadas que no son propias, las sequías llegarán, las intensas lluvias como la del 2011 posiblemente volverán a sentirse, las altas temperaturas rebasarán los 40 grados centígrados.

Mientras la sociedad, Gobierno y empresarios no hagamos acciones encaminadas a evitar el crecimiento anárquico y la contaminación como la que se ha tenido en los últimos años, estaremos condenando al planeta a su destrucción.