abc Radio


Choca el poder Judicial de EU contra Trump

  • Domingo 29 de enero de 2017
  • en México

México tendrá que enfrentar cuatro años muy duros en la relación con Estados Unidos, ya que se tiene que lidiar con un presidente que odia al país, que primero golpea, luego pregunta, y que tiene una visión limitada de lo que es el comercio, sostuvo Sergio Negrete Cárdenas, ex funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En entrevista con EL SOL DE MÉXICO, Negrete Cárdenas vaticinó que en estos cuatro años, México dejará de recibir la inversión que se esperaba, por lo que el país tendrá un menor crecimiento económico, además de que se podrá registrar una desaceleración económica, pero no habrá una crisis financiera como las del pasado.

“No podemos esperar que nos vaya bien con Trump, eso no lo podemos esperar. Hay voces que decían que nos podía ir bien con el nuevo presidente, pero esa ilusión ya se desapareció. Por desgracia hay que trabajar con lo que tenemos y lo que tenemos es una mala mano en este juego de poker y hacer todo lo que esté de nuestra parte para tratar de ganar”, externó.

El académico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), manifestó que los mediadores mexicanos tendrán que destacarse en la negociación en este mal momento de la relación con Estados Unidos, aunque “lo ideal es que México no se salga del Tratado de Libre Comercio”.

“No es el ideal que México se salga del Tratado de Libre Comercio, eso debe ser lejos del ideal, pero no puede haber más remedio, ya que si se tienen demandas impresionantes de los negociadores de Estados Unidos, pues no quedará más remedio que decir hasta ahí”, aseveró.

Negrete Cárdenas dejó claro que la amenaza de Estados Unidos “es una amenaza muy fuerte que le ha dado a México, pero la reacción que se ha empezado a manejar y a flotar en el ambiente político es la idea de que a México le conviene dejar el Tratado de Libre Comercio y eso ya es una de las ‘opciones nucleares’, mencionar esa posibilidad”.

Acotó que una cosa importante a ponderar es que el Gobierno mexicano no puede reaccionar ante cada mensaje en Twitter que Donald Trump publique, sino que habrá que esperar qué es lo que quiere Estados Unidos, por lo que también pidió estar vigilante a que no todos los negociadores están aprobados por el Senado de Estados Unidos.

Además, abundó el especialista en temas económicos, estamos hablando de que hay hasta cuatro voces distintas en esa negociación: la de Trump, el Consejero para cuestiones comerciales que es un puesto nuevo, el secretario de comercio y un representante comercial, “entonces la pregunta es: ¿quién va a dominar? ¿Cuál va ser la agenda? ¿Qué van a pedir?, todo eso está en el aire, por lo que no puede México estar reaccionando con twitts”.

En la charla con la Organización Editorial Mexicana (OEM), subrayó que en la negociación se tienen que delimitar las llamadas “líneas rojas” y “de aquí no pasó y una de ellas es una mal acuerdo y pues prefiero que no haya acuerdo”.

“No sabemos si Estados Unidos sepa si le conviene o no salirse del TLC, ya que Donald Trump está bastante irracional y es muy ignorante en materia comercial y francamente no sé si sabe lo que tiene qué saber y ese es un grave problema”.
MÉXICO, SALIR O NO SALIR DEL TLC

La gran pregunta es: quedarse o salir del TLC. Ante eso, Sergio Negrete Cárdenas aseguró que hasta este día no se sabe qué quieren renegociar en Estados Unidos.

“Nadie sabe qué habrá en la mesa de negociación, realmente no sabemos. Ya que, un ejemplo, si piden apretar las reglas de origen para que no se puedan cobrar productos chinos triangulados por México a Estados Unidos, esa es una posibilidad interesante y en eso es algo a lo que se puede acceder”.

El catedrático del ITESO afirmó que con esta realidad, México está en condiciones de ver hacia otros mercados y que es ProMéxico quien tiene que hacer el trabajo de promoción y venta de la marca país, “nos va a llevar tiempo, diversificar siempre es bueno, pero realmente hay que ser conscientes de que ésto no es rápido”.

Manifestó que comerciar con la región de Asia es el futuro para México y más ahora con la salida de Estados Unidos del TPP y porque China está tomando el liderazgo de este acuerdo, aunque “México tiene que buscar mercados por todos lados y no se debe de menospreciar a África y mucho menos despreciar a Sudamérica, por lo que ProMéxico debe hacer el trabajo que le corresponde y las Cámaras empresariales hagan el suyo, buscar mercados no solo es el presidente”.
LA ESPALDA DE CANADÁ

“Los canadienses están haciendo lo que nosotros debimos hacer desde hace muchos años. Canadá ha dejado claro que no tiene problemas comerciales con Estados Unidos y pues ‘yo lo siento, yo negocio por mi lado y tú México ve por tu lado y pues la mejor de las suertes”, consideró el ex funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sentenció que “Canadá nunca ha sido un aliado ni mucho menos un amigo. Ellos lo eran en cuanto les convenía y nos tienen en cuenta lo que a nosotros nos convenga. En las relaciones bilaterales se sigue siendo amigos, ya que ahí está la muestra de levantar el visado para México, pero en este aspecto no se va a unir con un aliado potencial que es impresionantemente débil”.

“Si Canadá se une con México, debilita su propia posición, entonces México no haría lo mismo y hasta ahí podemos llegar. La verdad es que no hay mucho margen en esperar alianzas o amistades, cuando se trata de negocios, ahí las amistades cuentan poco y en este caso se reafirma”.

Algunos consideran que México es débil o que tenemos miedo, pero “México no tiene miedo, solo que no sabe cómo reaccionar ante una persona como Donald Trump. México está negociando de buena fe, con mediadores informados e inteligentes, que están negociando con gente agresiva y que te odian, pues hay que reaccionar distinto”.

“Algunos creen que México es débil, sí somos un país pequeño pero eso no significa que no haya alternativas, muchos Estados dependen del comercio mexicano, entonces esa es la clave, no que México presione a Trump, sino que serán los propios estadunidenses los que presionarán a Trump, los empresarios, gobernadores y congresistas, los que tienen que decirle se va a perder empleo en mi Estado, mi distrito y mi empresa, baja tu proteccionismo”, externó.