abc Radio

Descuentan sólo el 36% de la faltas de los diputados capitalinos

Desde septiembre únicamente se reportó la sanción por 82 mil pesos; Morena es la de mayor inasistencia

Israel Zamarrón | El Sol de México

Un empleado promedio en la Ciudad de México vive bajo la guillotina de los descuentos salariales por llegar tarde o por faltar al trabajo, una realidad que no toca a los diputados del Congreso capitalino, donde además no hay plena transparencia sobre su asistencia a las sesiones del Pleno.

Para poder conocer las listas de asistencia a la sesiones, El Sol de México tuvo que recurrir al Sistema de Solicitudes de Información de la Ciudad de México ya que a principios de junio no estaba disponibles para su consulta libre en el portal de internet, pese a que es una obligación de transparencia.

De los datos se desprende que en el Congreso los retardos e inasistencias se toleran y se justifican con recetas médicas –en el mejor de los casos- o con oficios en los que los legisladores aseguran que “les fue imposible” acudir a la sesión, sin dar motivos. Otros argumentan invitaciones a eventos oficiales.

Y encima de eso los descuentos que se aplican a los diputados por no asistir a una sesión son casi nulos. De acuerdo con un oficio de la Dirección de Pagos del Congreso, entre el 17 de septiembre y el 5 de junio sólo se aplicaron descuentos que suman 82 mil 293.94 pesos.

Sin embargo, de una revisión hecha a la listas de asistencia de las sesiones ordinarias entre el 17 de septiembre y el 5 de junio se desprende que hubo por lo menos 92 faltas de diputados que no presentaron justificante, por lo que a razón de dos mil 420.41 pesos de descuento se debieron aplicar 222 mil 677.72 pesos y en cambio sólo se reportan 82 mil pesos.

Como grupo mayoritario son los diputados de Morena los más faltistas. Entre ellos están Efraín Morales, Valentina Batres, Esperanza Villalobos, así como la perredista Evelyn Parra, entre otros. Todos han argumentado motivos de salud para justificar su inasistencia al Pleno.

El tema de la transparencia no el fuerte de los diputados, según lo indica el informe semestral de la Unidad de Transparencia del Congreso, que muestra un cumplimiento del 68.2 por ciento de las obligaciones de transparencia relacionadas con los legisladores, que contrasta con el 90 por ciento de cumplimiento de las unidades administrativas.

TITULAR A MODO

Detrás de la destitución de Judith Vázquez Arreola como titular de la Unidad de Transparencia del Congreso de la Ciudad de México destaca un conflicto de intereses al interior de la bancada de Morena y la colocación en dicho cargo de una persona que tiene vínculos partidistas con la bancada mayoritaria.

Vázquez Arreola fue destituida mediante un punto de acuerdo aprobado en la sesión de la Comisión Permanente del 17 de julio, sin discusión ni derecho de audiencia. Sin embargo, al ser ella nombrada por el Pleno, su remoción debió ser parte de un procedimiento de juicio político, como lo establece el artículo 65 de la Constitución capitalina.

En su lugar los diputados nombraron a Julio César Fonseca Ortega, quien si bien se ha desempeñado en diversas áreas de transparencia y acceso a la información, tiene vínculos partidistas con Morena.