abc Radio


Dueño de Nadro crea empresa paralela de venta de fármacos

El empresario Pablo Escandón constituyó una nueva compañía en los días que Cofece investigaba la concentración entre Nadro y Marzam

Enrique Hernández | El Sol de México

Pablo Escandón Cusi, presidente del Consejo de Administración de Nadro, creó una nueva empresa para participar en las licitaciones de medicamentos de alta especialización durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y en la venta de esos productos a hospitales, clínicas, farmacias y centros comerciales.

“El tercer objeto social de Grupo BT1 será participar en la asignación, invitación y licitación de medicamentos realizado por alguna persona física o moral, dependencia, entidad, empresa productiva del Estado o cualquier ente gubernamental a nivel federal, estatal o municipal”, según documentos a los que tuvo acceso El Sol de México.

La nueva compañía del fundador de Nadro podrá además celebrar contratos para vender medicamentos para tratar padecimientos como el cáncer al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas (ISSFAM) y la Secretaría de Salud (SSA).

Otro de los servicios que puede ofrecer es la venta, fabricación, distribución e importación de productos médicos, farmacéuticos, químicos, de consumo, así como materiales y equipos de diagnóstico, de curación y médico.

La nueva distribuidora de Pablo Escandón Cusi puede abrir agencias o sucursales en cualquier otra parte de la República Mexicana o en el extranjero para comercializar medicamentos genéricos y similares, artículos de perfumería, de tocador, de belleza, así como productos escolares, alimenticios, fotográficos, de regalo, del hogar, tabaquería, dulcería y juguetería.

Grupo BT1 también puede prestar servicios de consultoría, asesoría y servicios integrales de salud y o farmacéuticos, así como llevar a cabo las actividades relacionadas con tales servicios, pudiendo prestar y recibir toda clase de servicios profesionales o técnicos que no estén restringidos o prohibidos por la ley.

Foto: Cuartoscuro

La distribuidora de fármacos para padecimientos como el cáncer se constituyó el 18 de septiembre de 2017 en la Ciudad de México. En esos días, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) investigaba la concentración entre Nadro (Nacional de Drogas) y Marzam, una operación que involucraba a Pablo Escandón Cusi y su esposa Marina Matarazzo.

“Derivado del análisis de las constancias se encontraron indicios suficientes para considerar la realización de una concentración ilícita entre Nadro y Marzam, que podría tener el objeto o efecto de obstaculizar, disminuir, dañar o impedir la libre concurrencia o la competencia económica en la distribución y comercialización al mayoreo de productos farmacéuticos, de higiene y belleza personal en el territorio nacional”, señala la Cofece en una resolución del 16 de octubre de 2018.

La operación fue financiada mediante una compleja estructura corporativa con recursos proporcionados por Marina Matarazzo, esposa de Pablo Escandón Cusi, presidente del Consejo de Administración de Nadro, “lo que podría haberle otorgado a Nadro el control, directo o indirecto sobre Marzam”.

Alejandra Palacios, presidenta de la Cofece, dijo en febrero de este año a senadores que hubo un acercamiento con los dueños de Marzam, quienes se comprometieron a romper cualquier vínculo entre las empresas.

“La venta de las acciones representativas del capital social de Marzam propiedad de Moench y la cesión del contrato de opción se realizaría en favor de un tercero que no participe ni directa ni indirectamente en el mercado de higiene y belleza personal en el territorio nacional”, señala la resolución de la Cofece.

La venta en favor de un agente económico con esas características eliminaría la posibilidad de que se actualice la definición de concentración ilícita en ese mercado, agrega el órgano antimonopolios.

En la asamblea del 18 de septiembre de 2017 nombraron a Pablo Escandón Cusi como presidente del Consejo de Administración de Grupo BT1, en sustitución de Alberto Guillermo Saavedra. Ese mismo día nombraron a Maura Susana Reyes González, como secretaria del Consejo de Administración, y renunció a su cargo de director general, Sergio Chagoya Díaz.

Los accionistas nombraron a Ricardo Adrián Álvarez Tostado, Mario Alberto González Padilla y Elías Zaga Belzer como consejeros de la distribuidora de medicamentos especializados.