abc Radio


El Ejército fabrica 3.3 millones de artículos para labor social

  • Miércoles 4 de enero de 2017
  • en México

*Recorrido por las 11 fábricas de vestuario y equipo del
Ejército Mexicano y nuevos tiempos de apertura y prioridades en la
milicia

*Calidad de uniformes, al nivel de los mejores ejércitos
del planeta, señala a
El Sol de México
el
general Juan Manuel Castillo

*Pese a los índices de deserción y bajas por defunciones, la
producción de uniformes y equipo se mantiene al alza

|Primera de dos partes| 

Con una producción total de 3 millones 300 mil artículos
–entre banderas oficiales, los diversos uniformes militares,
trajes de gala, chalecos antibalas, mochilas, botas, zapatos,
mobiliario y muchos otros productos-, la Dirección General de
Fábricas de Vestuario y Equipo de la Secretaría de la Defensa
Nacional (SDN), apoyó en 2016, a sus 213 mil soldados y oficiales
en activo con que Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos combaten a la
delincuencia organizada, realizan sus tareas de Labor Social y
laboran en el programa permanente, denominado Plan de Auxilio a la
Población Civil en Casos de Desastre (DN-III-E).

Durante una visita permitida en exclusiva a El Sol de México,
el director general de la DGFAVE, general de División, Juan Manuel
Castillo, expone los nuevos tiempos de apertura, transparencia,
necesidades y prioridades para la tropa y mandos oficiales del
Ejército Mexicano. Y desde su trinchera y ámbito de
responsabilidades, habla de la producción, nuevas tecnologías,
recursos humanos y materiales, que se utilizan en el extenso
complejo militar de once fábricas, un Hospital, una Unidad
Habitacional de 796 viviendas y un Centro de Desarrollo Infantil
(Cendi), ubicado en “El Vergel”, de Iztapalapa.

Confiados en que la postura pública de su “general
Secretario” (Salvador Cienfuegos Zepeda), rendirá frutos pronto
y marcará un importante legado en las Fuerzas Armadas del país,
en todo el complejo de la FAVE-Sedena, conformado por 47
hectáreas, trabajan mil 907 hombres y mujeres, bajo el mando del
general Castillo Segura, para atender las demandas y necesidades
diarias de todos los elementos del Ejército y Fuerza Aérea, en
sus tareas constitucionales y de apoyo a las instituciones de
Seguridad Pública, en el combate al crimen organizado y
el narcotráfico.

También puedes leer: 

Refrenda Ejército su compromiso para salvaguardar tranquilidad en México

Frente al imponente mural “Un vigía para México”, enorme
obra plástica de 25 metros de largo por 4 de ancho, del ingeniero
Foción Martínez y el pintor Roberto Rodríguez, el general al
mando de la FAVE-Sedena, precisa que las once fábricas de
vestuario y equipo tienen actualmente una capacidad de producción
de medio millón de uniformes al año, que son concentrados
invariablemente en los almacenes del Campo Militar número 1 y que
tienen garantizado el abasto para la sustitución oportuna entre la
tropa y los mandos oficiales.

Acompañado de los principales mandos oficiales bajo su cargo en
el complejo fabril de Iztapalapa, el general Juan Manuel Castillo,
reconoce que la distribución del vestuario y equipo que se
elaboran en las FAVE no están bajo su responsabilidad. “Nosotros
nada más los fabricamos, su distribución es un asunto de
logística y eso lo hace otra área. Nosotros aquí nada más
confeccionamos y los concentramos en el Campo Militar Número
uno”, explica.

ORÍGENES Y RESPONSABILIDADES DE LA
DGFAVE-SEDENA

La Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo
(DGFAVE), es el organismo de la Secretaría de la Defensa Nacional,
encargado de fabricar como parte del Sistema Logístico Militar, el
vestuario y equipo para el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos,
conforme a los requerimientos que reclame el cumplimiento de sus
misiones generales, a costos competitivos y aplicando tecnología e
innovación, con el compromiso de mejorar continuamente la eficacia
del Sistema de Gestión de Calidad, sus procesos y productos.

Justo en las instalaciones de la FAVE, en Iztapalapa, el pasado
8 de diciembre, el titular de la Sedena, general Salvador
Cienfuegos, inauguró y puso en marcha la nueva Área de Engomado,
en el marco de un recorrido por las fábricas de Tejido Plano, de
confección “C” y “A”, la Fábrica de Sastrería, de
Calzado, y de Muebles Metálicos.

Como ilustra el gigantesco mural “Un vigía para México” de
la DGFAVE, en su largo recorrido histórico con los “diferentes
uniformes utilizados por los militares, desde la conquista hasta la
época actual”, las Fábricas de Vestuario y Equipo de la SDN se
establecieron hace 34 años (el 28 de noviembre de 1982), en las
antiguas instalaciones del Criadero Militar de Ganado y Granja,
“El Vergel”, en Iztapalapa, dependiendo de la Dirección
General de Administración e Intendencia.

Te puede interesar: 

El Ejército, la tercera institución en la que más confían mexicanos

El 13 de septiembre de 1991, la FAVE y la Dirección de
Industria Militar, se integraron para formar la Dirección General
de Fábricas de la Defensa Nacional, y el 1 de julio de 2002,
separaron sus funciones, quedando como Dirección General de
Fábricas de Vestuario y Equipo (DGFAVE-Sedena).

Desde entonces su misión es la de fabricar el vestuario, equipo
de campaña, calzado, banderas, chalecos antibalas, cascos anti
fragmentos, mobiliario y diversos artículos que utiliza el
personal del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, para el
cumplimiento de sus misiones generales.

La FAVE está conformada por once fábricas, para producir un
promedio de 3 millones de artículos al año. En ella están la
Fábrica de Tejido plano, que produce telas que se emplean para la
confección de uniformes, la Fábrica de Tejido de punto, para la
producción de tela para playeras, calcetas, calcetines, cinturones
y bordados, la Fábrica de Teñido, acabados y estampado, para dar
color a las telas y el padrón de camuflaje y algunos acabados como
la impermeabilización, sanforizado y repelencia al agua.

También están la Fábrica de Trazo y Corte, para cortar las
telas y abastecer a las fabricas de confección, la Fábrica de
Artículos de Campaña, para producir los chalecos antibalas,
trajes antibombas, cascos anti fragmentos, fornituras, mochilas,
ponchos, coderas, rodilleras, entre otros y la Fábrica de
Sastrería, para la confección de los uniformes de ceremonias, de
gran gala, de gala, doble botonadura, chamarras de campaña y
vestuario especial.

Además de Fábricas de Confección “A” y “B”, de
manufactura de uniformes de campaña, administrativo, camisas,
playeras, bóxers, overoles, ropa invernal y gorras, Fábricas de
confección “C”, para la elaboración de banderas, colchones,
ropa de cama y hospitalaria, la Fábrica de muebles metálicos,
para producir gabinetes tipo de unidad, camas, literas,
escritorios, libreros, sillas y mesas, así como la Fábrica de
calzado, para producir las botas operativas, zapatos de
presentación, tipo botín, botas de desierto, botas de montar tipo
inglés y de tres hebillas.

UNIFORMES CON TECNOLOGÍA DE PUNTA

En la actualidad, la FAVE cuenta con tres laboratorios, para
supervisar y garantizar el control de calidad en la fabricación de
sus productos: el Laboratorio Textil, para verificar la calidad de
toda la materia prima (Hilos, telas, pieles, entre otros), con lo
que se fabrica el vestuario y equipo, el Laboratorio Balístico,
que lleva a cabo las pruebas para verificar que los chalecos
antibala cumplan con la protección balística exigida por las
normas internacionales y nacionales, siendo el único laboratorio
certificado en América Latina y el Laboratorio de Pruebas
multifásicas, para evaluar el comportamiento de los artículos en
las diferentes condiciones climáticas.

También puedes leer: 

Destruye Ejército 32 armas de fuego ilegales en Irapuato

El director general de la FAVE Sedena, general Juan Manuel
Castillo y sus mandos oficiales en el complejo, destacan el alto
nivel de la tecnología de punta con el que desde hace más de dos
años fabrican y producen los uniformes y equipo para los efectivos
del Ejército Mexicano y Fuerza Aérea.

Refiere que el uniforme ha evolucionado. “Hemos tenido
cualquier cantidad de uniformes, pero este uniforme que usted está
viendo ya está hecho con una tela que se llama “ripstop”
(tejido anti desgarro debido a que incorpora en su entramado hilos
más gruesos de alta resistencia), con la composición de nylon,
para dar resistencia y algodón, para otorgar confort”.

El nylon con el que se hace la tela de los uniformes de nuestras
Fuerzas Armadas, tiene su origen en una fibra de alta tenacidad,
que se fabrica en Estados Unidos. Con ésta se hace el hilo. La
FAVE compra ese hilo y con éste producen la tela con que hacen los
uniformes.

EN 2016, SEDENA FABRICÓ 500 MIL UNIFORMES

Explica que con la nueva tecnología de punta, la FAVE hace un
engomado más rápido, “porque el año pasado compramos 30
máquinas tejedoras neumáticas de alta velocidad, con lo que hemos
logrado aumentar el ritmo productivo y paralelamente bajar costos,
ya que hacemos nuestra propia tela, y esa es una gran
ventaja”.

En la Fábrica de Uniformes, se confecciona el de campaña en
sus tres colores: pixelado desierto, selva y azul aéreo, para
satisfacer las necesidades de vestuario y equipo del Ejercito y
Fuerza Aérea Mexicanos. Cuenta con un efectivo de 5 oficiales y
298 de tropa, de los cuales 200 son mujeres, es decir, una
plantilla de personal de 303, Doscientos son mujeres. Y su
capacidad de producción es de 500 mil uniformes al año.


Análisis: 
Ejércitos

Sus líneas de producción son: En pantalón, la confección de
las partes y ensamble del pantalón del uniforme, en Camisola,
realiza la confección de las partes y ensamble del la camisola y
en Control de Calidad, verifica que la indumentaria militar cumpla
con los máximos estándares de calidad.

Este año, la Fábrica de Uniformes de la Sedena produjo 420 mil
productos, de los cuales 379 mil fueron uniformes de campaña, 24
mil de escuelas militares, 2 mil para prisiones militares, 5 mil
para el servicio de ingenieros y 10 mil de defensas rurales.

Por lo que toca a la Fábrica de Calzado, se elaboraron los
diferentes modelos de calzado que requiere el personal militar,
bajo la responsabilidad de ocho 8 oficiales y 194 de tropa,
laborando en tres turnos de lunes a sábado y de los cuales 73 son
mujeres, para hacer un total de 204 elementos de personal. Su
capacidad anual de producción permitió la fabricación de 380 mil
pares de calzado.

UNIFORMES DE GALA Y 180 MIL PARES DE BOTAS

Aquí la producción en el año fue de 180 mil pares de botas
operativas “Selva”, para soldados y oficiales, 22 mil pares de
botas para la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), 13 mil pares de botas
“Negras”, para la Policía Militar, 24 mil pares, para Zonas
Áridas, 3 mil 500 pares de botas de “Salto”, para
paracaidistas, 108 mil 500 pares de zapatos de Presentación, 9 mil
700 pares de zapatos de botín, para Escuelas Militares, 1 mil 510
pares de botas de montar y 1 mil 500 pares de pantuflas de
descanso.

En la Fábrica de Sastrería se confecciona vestuario de alta
calidad y a la medida de los usuarios, para atención del personal
que integra el Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos, con la
participación de un efectivo de 8 oficiales y 80 de tropa, para un
total de 88 de elementos, de los cuales 43 son mujeres.

Más información: 

Presencia de Ejército en las calles genera controversia en el país

Existe una capacidad anual de producción de 25 prendas de
diversas características, destacando: uniformes de gala, de
ceremonias, abrigos, uniformes para médicos, enfermeras y banderas
para oficinas, bordadas a mano.

Las líneas de producción son: Confección de Pantalón, saco,
de bordado a mano en el escudo nacional para banderas de oficina y
control de calidad para verificar las costuras y la colocación de
botones. Su producción anual fue de 3 mil 862 uniformes de gala y
gran gala para escuelas militares, 1 mil 134, para ceremonias, 5
mil 615, abrigos, 4 mil 685 uniformes, para médicos y enfermeras y
5 mil 424 pantalones.

En esta fábrica de la FAVE, también se elaboran las banderas
para oficina, bordadas a mano, lo que hace una producción total de
20 mil 910 productos en 2016, incluyendo la fabricación de las
banderas monumentales. (Continúa).