abc Radio


Elba Esther y Potrillo Fernández comparten abogado con Javier Duarte

  • Domingo 30 de julio de 2017
  • en México

Delitos como narcotráfico, lavado de dinero, desvío de fondos públicos, corrupción y creación de empresas fantasma, son constantes en los casos que el abogado penalista Marco Antonio del Toro Carazo ha tomado en sus manos.

Además de exgobernadores, funcionarios, líderes sindicales y políticos, en los últimos 20 años también se ha encargado de salvar de la cárcel a artistas y defendió al propio Poder Ejecutivo Federal en su especialidad, el derecho penal.

En los casos de Javier Duarte y Elba Esther Gordillo, Del Toro ha procedido de manera similar: apelar el auto de formal prisión, en el caso de la exlíder sindical, y la vinculación a proceso en el del exgobernador veracruzano: además ha recurrido al estado de salud de sus clientes, logrando (en el caso de Gordillo) que el juez le permita permanecer en una clínica privada desde enero de 2016. Y con Javier Duarte, frenar su traslado a una prisión federal.

Lee también: Defensa de Javier Duarte apela su reciente vinculación a proceso

Elba Esther Gordillo, exlideresa del magisterio nacional. Foto: Archivo/OEM

Elba Esther Gordillo, exlideresa del magisterio nacional. Foto: Archivo/OEM

Egresado de la Universidad Panamericana, Del Toro ha llevado la defensa del ex subprocurador Víctor Manuel Landeros  Arvizu, el actual gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval; el líder sindical minero Napoleón Gómez Urrutia y en 2002 fue nombrado como Coadyuvante de la PGR por el caso del llamado Pemexgate.

También fue abogado del cantante Alejandro “Potrillo” Fernández contra Sony Music, e incluso tomó la defensa del expresidente  Vicente Fox contra Toledo Corro y el de Amigos de Fox aún sin ser panista.

Foto: Archivo / OEM

Foto: Archivo / OEM

Después de su detención en Guatemala, el 15 de abril pasado, Javier Duarte de Ochoa tenía claro a quién llamar para que lo defendiera: a Marco Antonio del Toro Carazo.

Del Toro es un abogado penalista que en los últimos 20 años se ha encargado de salvar de la cárcel a exgobernadores, funcionarios, líderes sindicales y políticos, también ha defendido en tribunales a artistas y al propio Poder Ejecutivo Federal en su especialidad, el derecho penal.

Delitos como narcotráfico, lavado de dinero, desvío de fondos públicos, corrupción y creación de empresas fantasmas, son constantes en los casos que este abogado penalista ha tomado en sus manos y que lo han puesto en el ojo del huracán, pues existe la impresión de que se dedica a defender  a “delincuentes de cuello blanco”, aunque él asegura: “Lo que no puede hacer un abogado defensor es inventar pruebas o testigos, eso es de un pillo”.

 

La salud, argumento de alegato

En los casos de Javier Duarte y Elba Esther Gordillo, Del Toro ha procedido de manera similar: apelar el auto de formal prisión, en el caso de Gordillo Morales, y la vinculación a proceso en el caso de Duarte.

El litigante ha recurrido al estado de salud de sus clientes, logrando (en el caso de Elba Esther) que el juez permita que la exlideresa magisterial permanezca en una clínica privada desde enero de 2016. Y con Javier Duarte, frenar su traslado a una prisión federal.

Con Gordillo Morales, el abogado demostró ante el juez que el peritaje del mal estado de salud de la maestra se mantiene desde su detención el 23 de febrero de 2013. La procesada tiene dos aneurismas cerebrales, presenta un solo riñón, padece una ateroma (quiste de grasa en las arterias), síntomas de hipertensión arterial y varios padecimientos crónicodegenerativos.

Foto: PGR

Foto: PGR

Por lo anterior, insiste en que a la exlideresa se le otorgue prisión domiciliaria, ya que los propios peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) determinaron que no puede estar en un reclusorio debido a su estado de salud.

Actualmente, la maestra Gordillo se encuentra en una clínica privada a la espera de que un juez le signe la prisión domiciliaria, ya que desde 2015 cumplió 70 años, lo que le permite seguir su proceso en casa. “El reto es poner en libertad a la maestra”, señala Del Toro.

Por otra parte, en el caso de Javier Duarte, Del Toro informó a autoridades penitenciarias que su cliente sufre de ansiedad, depresión e hígado graso, por lo que debe tomar de dos a tres pastillas al día y estar monitoreado por un doctor de forma continua.

Foto: Guillermo González

Foto: Guillermo González

Esto ha permitido –por el momento– frenar el intento de la PGR de trasladarlo al Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial, ubicado en el estado de Morelos, o dirigido a algún otro penal federal, debido a que en los delitos de lavado de dinero y recursos de procedencia ilícita, el imputado debe permanecer en un reclusorio de alta seguridad.

Esa fue la razón por la que, a su arribo al Reclusorio Norte luego de su extradición de Guatemala, fue trasladado al laboratorio clínico del centro penitenciario para practicarle un electrocardiograma y se le realizaran exámenes de sangre y orina, lo que, a decir de algunos especialistas, formó parte de la estrategia de la defensa.

En su equipo de trabajo, conformado por 11 abogados, Del Toro cuenta con Pablo Campuzano de la Mora, que se ha convertido en pieza clave en la defensa de Gordillo y Duarte, al apoyar a Del Toro en las audiencias.

Lee también: Conceden amparo a Elba Esther Gordillo; podría ganar prisión domiciliaria

Empresarios, políticos, sindicalistas y artistas

En su portal, la firma Del Toro Carazo Abogados señala que está especializado en la resolución de asuntos única y exclusivamente propios de la materia penal.

“El pilar en que descansa la práctica profesional de nuestra firma es, sin duda, su pasión por el Derecho y defensa de nuestros clientes, su visión ética, ingenio, dedicación y estudio profundo, que la ha caracterizado a lo largo de más de 20 años de experiencia en la solución de asuntos penales”, se puede leer.

Afirma que, Del Toro Carazo Abogados se ha consolidado como un despacho de reconocida excelencia en la atención de asuntos penales en el ámbito local, federal e internacional.

Foto: Archivo | OEM

Foto: Archivo | OEM

“Nuestro despacho ha sido consultado en su área de especialización por los más reconocidos personajes del mundo empresarial, político (de distintos partidos), sindical, periodístico, artístico y deportivo, a nivel, tanto nacional como estatal, en nuestro país, así como empresas nacionales y extranjeras, como también las representaciones diplomáticas de distintas Naciones, e incluso por Gobiernos estatales y el propio Poder Ejecutivo Federal”, refiere.

En 2007, el bufete de abogado tomó el caso del exsubprocurador Víctor Manuel Landeros Arvizu, quien acusó al entonces procurador de Jalisco Tomás Coronado Olmos por corrupción de menores, tema que a la larga ganó el funcionario estatal.

En 2011, Del Toro Carazo representó también al hoy gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, quien durante su gestión como presidente municipal de Guadalajara, fue acusado por la empresa española Equipamiento Urbano de México, porque alegaba que se les había retirado la exclusividad.

Foto: Twitter @AristotelesSD

Foto: Twitter @AristotelesSD

También defendió a Napoleón Gómez Urrutia, acusado por la PGR debido al desvío de 55 millones de dólares, por lo que tuvo que escapar a Canadá, donde actualmente radica.

También fue abogado del cantante Alejandro Fernández, quien demandó a la disquera Sony cuando decidió lanzar al mercado producciones discográficas de las cuales ya no tenía derecho. Estos son de los álbumes: “Alejandro Fernández, clásicos a mi manera” y “Diferente”.

Del Toro explicó que de acuerdo con su contrato con Sony Music, él tenía que hacer siete discos con los cuales ya cumplió. Ahora lo que está haciendo esa disquera es violar la ley, al sacar material del que no tiene derecho.

 

 

 

/dec