abc Radio


Gas Sarín, el agente químico que produce parálisis y ceguera

  • Sábado 8 de abril de 2017
  • en México

  • Organismos internacionales sospechan que fue utilizado recientemente en Medio Oriente
  • En 2013, en Guta, provocó la muerte de mil 400 personas; tres mil quedaron heridas

Nidia Marín / Segunda y última parte

Para matar, los seres humanos han utilizado venenos, plagas y enfermedades: lanzar cadáveres infectados al enemigo, distribuir sábanas infectadas con viruela, esparcir gases como el tabún, rociar con cloro y otras decenas de diversas maneras de acabar con el contrario. Hoy, usan agentes mortíferos, nerviosos, tóxicos, incapacitantes y desfoliantes (como el cancerígeno agente Naranja), o incendiarios como el Napalm.

Hoy, las armas químicas vuelven para aterrorizar y abundan en el mundo. El más nocivo es el Novichok-5 agente nervioso tóxico, del que es imposible protegerse con máscara; otro es el gas VX, un compuesto órgano fosforado que causa convulsiones y parálisis, el gas mostaza (huele a ajo) es de acción retardada y deja ciegas a las personas, el fosgeno (con olor a hierba recién cortada), causa asfixia y el Gas Sarín o GB que produce parálisis.

Este gas fue utilizado en Jan Sheijun, Siria, hace unos días. Está considerado el tercero o cuarto ataque del siglo XXI con este tipo de armas. El anterior al de hace unos días fue en 2013 en Guta, Siria, también con gas Sarín y el saldo fue mil 400 personas muertas y tres mil heridas. Se considera que Siria tiene el mayor programa de armas químicas del Oriente Próximo.

EL LETAL GAS SARÍN Y SUS EFECTOS

El gas Sarín, aseguran, fue creado en Alemania originalmente en 1930 como pesticida, “pero debido a su capacidad de afectar a todo tipo de vida animal, incluidos los seres humanos, fue rápidamente modificado y analizado como posible arma química”. Según algunas fuentes, este gas fue utilizado durante la guerra Irán-Irak en 1980.

En 1995 fue lanzado por miembros de la secta japonesa “Verdad Suprema” en el Metro de Tokio el 20 de marzo de 1995. Los autores del ataque portaban 11 bolsas con el gas, lograron abrir 8 de ellas, liberando un total de 4,5 kilos de gas, a cuyos vapores mortales quedaron expuestas alrededor de 10 mil personas. En total resultaron afectadas seis mil, de las cuales tres mil 227 requirieron tratamiento médico, 493 fueron hospitalizados, 17 fueron a Terapia Intensiva y 12 personas murieron. De los afectados, afirman, tres mil sufrieron secuelas.

Como consecuencia se registró una serie de detenciones. En febrero de 2004, la Corte Provincial de Tokio condenó a Shoko Asahara a morir en la horca por su responsabilidad en trece crímenes, entre los que figuraba el ataque con gas Sarín.

Las armas químicas quedaron definidas a partir del segundo artículo de la “convención sobre la prohibición de la producción, uso de armas químicas y su destrucción”, de tal manera que el arma química está definida:

-Productos químicos tóxicos y sus precursores, excepto cuando se usen para propósitos no prohibidos bajo esta convención.

-Municiones o aparatos específicamente diseñados para causar la muerte u otros daños a través de las propiedades tóxicas de estos productos, descritos en el párrafo anterior, que podrían ser la consecuencia del uso de dichas municiones o aparatos.

-Cualquier equipo diseñado para darle un uso directamente relacionado con lo descrito anteriormente.

Como arma química están consideradas también las sustancias psicotrópicas, grupo de compuestos químicos que, según Javier Rodríguez, en su trabajo “La Química como Armamento”, expone que se caracteriza por el efecto que tiene a nivel psíquico.

“Se emplea en pequeñas dosis que provocan estados de desorden mental, similares a las que provocan algunas drogas o alucinógenos. En este grupo las sustancias más características son el LSD y los derivados del ácido Lisérgico, etc. Sus consecuencias son la incapacidad durante un tiempo, parálisis, rigidez”.

Foto: AP

Foto: AP

CON EL SANTO DE ESPALDAS

Herencias en su mayoría del siglo XX, el retorno de las armas químicas (si es que alguna vez se fueron) en los conflictos armados, tiene al mundo en vilo luego del ataque en Jan Sheijun, Siria y la respuesta de Estados Unidos con el lanzamiento desde buques en el Mediterráneo de 59 misiles crucero Tomahawk.

¿Por qué?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), después de un análisis, anunció el hallazgo de índices de gas nervioso en el ataque, químico cometido en la ciudad de Idlib.

Y señaló:

“La Organización está alarmada por el hecho de que se haya usado una enorme cantidad de sustancias químicas en el ataque que cobró la vida de más de 70 personas afectando a cientos de otras, entre ellas menores de edad, en la provincia siria de Idlib. Este reciente ataque es lo más horrendo después del ataque químico de Guta de 2013. Esta mañana se ha reportado el uso de armas de alto nivel químico en Idlib. Los hospitales no pueden operar debido a los ataques y los pacientes están siendo trasladados a Turquía”.

Además, la organización internacional dijo que las muertes se debieron a una insuficiencia respiratoria aguda. “Existen indicios de que algunas víctimas se sometieron al fósforo orgánico que contenía gas nervioso”, recalcó.

A su vez, Médicos sin Fronteras dijo que uno de sus equipos, que presta apoyo al servicio de urgencias del hospital Bab Al Hawa, en la provincia siria de Idlib, “ha confirmado que los síntomas de los pacientes son consistentes con la exposición a un agente neurotóxico como el gas Sarín”.

Relató que varias víctimas del ataque contra la ciudad de Khan Sheikhoun fueron trasladadas al hospital Bab Al Hawa, situado a 100 kilómetros al norte, cerca de la frontera con Turquía. “Ocho pacientes mostraron síntomas -incluyendo pupilas contraídas, espasmos musculares y defecación involuntaria-, que son consistentes con la exposición a un agente neurotóxico como el gas Sarín o compuestos similares”.

Asimismo, expuso el tratamiento para los afectados además del recorrido realizado por otros hospitales donde las víctimas del ataque estaban siendo tratadas, sitio donde les informaron que las víctimas olían a lejía, sugiriendo que habían estado expuestas al cloro.

“Estos informes sugieren fuertemente que las víctimas del ataque a Khan Sheikhoun estuvieron expuestas a al menos dos agentes químicos diferentes”, advirtieron.

Tras el ataque, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió de urgencia. Sin embargo, hasta el pasado día cinco, de acuerdo a información de la propia ONU, mantenía divisiones con respecto al conflicto en Siria.

La sesión especial había sido solicitada por Francia y el Reino Unido tras el ataque con armas químicas. Estos países presentaron un proyecto de resolución que no llegó a votarse por no contar con el apoyo de nueve miembros del Consejo para ser sometida a ese proceso.

Asegura la ONU que el Alto Representante de la ONU para Asuntos de Desarme, Kim Won-soo, participó en la discusión, donde dijo que si bien, no se conocen aún muchos detalles, éste podría ser el mayor ataque con armas químicas en Siria desde agosto de 2013.

Kim Won-soo, añade, informó desde que se conoció la noticia se ha mantenido en contacto con el director general de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAC), cuyo personal está preparado para desplegar a un equipo investigador en el terreno.

De acuerdo con el comunicado, la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, que preside al Consejo este mes, responsabilizó al Gobierno sirio del ataque y acusó a Rusia de protegerlo.

Aseveró que ni Siria, ni Rusia, ni Irán tienen interés en conseguir la paz y señaló que esas agresiones continuarán, mientras el Consejo de Seguridad siga dividido y no se tomen medidas para detenerlas.

“Cuando las Naciones Unidas fallan constantemente en su labor de actuar colectivamente, hay momentos en que los Estados estamos obligados a emprender nuestras propias acciones”, advirtió.

El representante de Rusia, Vladimir Safronkov, aseguró que el ataque fue cometido por los grupos armados contrarios al Gobierno sirio y consideró al proyecto de resolución como una provocación.

“Todo está motivado por la idea de cambiar al Gobierno. Esta obsesión por cambiar al Gobierno es la que dificulta el trabajo del Consejo de Seguridad. Ustedes están tratando de que el Consejo de Seguridad legitime sus planes ilegítimos”, apuntó el diplomático ruso.

Y sin contar con algo que se traduzca en una solución, el ataque químico contra la población siria hoy tiene respuesta en el lanzamiento de los misiles Tomahawk sobre la base área siria de Shayrat, pero difícilmente van a doblegar al dictador (17 años en el Gobierno) Bashar Al Assad, heredero de otro dictador: su padre Háfez Al Asad quien permaneció 29 años como mandatario hasta… su muerte.