abc Radio


IPN informa que la ventilación en espacios cerrados debe sumarse a medidas sanitarias

Daniel Sánchez | ABC RADIO CDMX

En sitios cerrados sin ventilación el riesgo de contagios es potencialmente mayor que en espacios abiertos

A las medidas ya establecidas para evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV-2 es importante sumar la ventilación de espacios cerrados, ya que la falta de circulación del aire incrementa potencialmente el riesgo de contagios, aseguró el científico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), César Hugo Hernández Rodríguez, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la “evidencia emergente” de la transmisión por aire del virus.

En ese sentido, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, ha subrayado que mientras no exista una vacuna habrá un ligero riesgo, pero en la medida en que seamos más conscientes en prevenir, podremos minimizar dicho riesgo.

En tanto que el Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, ha señalado que ante esta pandemia por el COVID-19, el Politécnico refrenda su compromiso de poner la ciencia, tecnología e innovación al servicio del país y de su comunidad, a la que nunca pondrá en riesgo, ya que la salud de los politécnicos es la máxima prioridad de la institución.

“Aparentemente, el contagio aéreo en espacios abiertos o en sitios cerrados que tienen adecuada ventilación donde se utilizan mascarillas, se respetan el aforo y la sana distancia es mucho menos probable que en lugares cerrados con ventilación deficiente”, añadió el integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel III.

Detalló que los espacios cerrados en los que se puede dar un mayor índice de contagios son aquellos de menores dimensiones, baja altura de los techos, deficiente ventilación, mayor concentración de personas “y se vuelve un área más peligrosa mientras más tiempo se permanezca en ella”, acotó.

Mencionó que los lugares con mayor riesgo son los restaurantes, bares, salones de conferencias y conciertos, iglesias y salones de clases, en los que incluso, personas que se encuentran relativamente lejos y guardando la “sana distancia” de dos metros podrían contagiarse unas de otras debido a los aerosoles (partículas de 5 micras en promedio que se emiten al respirar, hablar, toser o estornudar).

“Esas partículas pueden permanecer suspendidas en el aire hasta por una hora y alcanzar distancias mucho mayores (hasta de 8 metros) que las gotas más grandes, que duran en el aire menos de un minuto y la distancia que alcanzan es de dos metros”, apuntó.