abc Radio


Joyas rodantes en Ciudad Universitaria

  • Viernes 16 de febrero de 2018
  • en México

  • Cien vehículos que datan desde 1896 hasta principios de los
    años 60 en las islas de Ciudad Universitaria

Expresidentes, banqueros, funcionarios de alto nivel,
políticos, jefes policíacos, empresarios, figuras del medio
artístico, incluso famosos narcotraficantes en México, entre
otras personalidades, figuran entre quienes han sido amantes o
apasionados por coleccionar autos antiguos, como los casi 100
vehículos que datan desde 1896 hasta principios de los años 60
del siglo pasado y que durante tres días serán exhibidos en el
Centro de Exposiciones y Congresos de la UNAM.

Son considerados invaluables por sus dueños, además de que
resulta complicado asegurar las piezas expuestas en Ciudad
Universitaria, los cuales de manera extraoficial se estima tienen
un costo global de alrededor de 25 millones de dólares y entre los
más representativos está un Ferrari azul del expresidente, Adolfo
López Mateos; o un Chrysler 300 color negro del exmandatario,
Gustavo Díaz Ordaz.

Los visitantes –se esperan más de 10 mil, en comparación con
los tres mil del año pasado-, podrán ver el Oldsmobile 1951, que
perteneció a Pedro Infante; el Thunderbird menta 1956, de Agustín
Lara; otros, todos originales, como el Lincoln Futura 1954, el
Batimóvil, con el que el actor, Adam West, personificando a Batman
hacía volar su capa e iba acompañado de Robin “El Joven
Maravilla”.

En el Salón Retromovile 2016 se guarda discreción de los
nombres de propietarios de esas joyas rodantes. No son revelados
debido principalmente a las condiciones de inseguridad que privan
en el país, señalan integrantes de la Federación Mexicana de
Automóviles Antiguos y de Colección (FMAAC), organizadora de la
exhibición en conjunto con la UNAM.

La UNAM es considerada un lugar semillero de ingenieros,
diseñadores y amantes del automovilismo, coincidieron en señalar
Luis Silva Gutiérrez, Jorge Savignón Figueroa y Raúl Valdés,
presidente, vicepresidente y tesorero del organismo,
respectivamente, quienes aseguran padecen el “mal del
fierro”.

En la muestra que permanecerá abierta de 11 a 18 horas, habrá
descuento para la comunidad universitaria con credencial vigente,
así como a quienes presenten credencial del INAPAM, cuenta con
servicio de estacionamiento en Universum, Museo de las
Ciencias.

Uno de los automóviles más antiguos es un Ford 1903 y el más
nuevo un Ferrari rosa 1980, pero no faltan las limosinas de los
años 40, los deportivos de los 60 y una colección de Mercedez
Benz 300 SL, ni los Ferrari; además de algunas motocicletas,
también de colección.

“Es una exposición sui géneris, de autos clásicos y de
colección que es muy difícil verlos; son princesas de garaje,
coches que no salen a la calle. Nosotros somos personas que tenemos
‘el mal del fierro’, nos gusta restaurar, preservar y, como
dicen por ahí, ‘algunos cuelgan sus obras de arte, nosotros las
rodamos’”, comentó.

Es como el CEC de la UNAM funge como un atípico
estacionamiento. Los modelos están mayoritariamente agrupados por
marcas en cinco líneas horizontales y dos verticales en las
orillas. Se congrega el cromo, el acero, la llanta cara blanca,
pero ante todo se desbordan las evocaciones y los recuerdos.

Para completar un fin de semana sobre ruedas, se dictarán 11
conferencias de expertos, en temas que van desde la colección,
compra y restauración, hasta la economía y medidas de
seguridad.

Es la historia contemporánea tras el volante, que inicia con el
Ford A 1903, el breve Velorex de tres ruedas forrado en piel ocre,
la mirada sobre el hombro de los Ferrari Testarossa en rojo y
negro, los Mercedes Benz “alas de gaviota” o la ronquera de los
Mustang de hasta 500 horse power.

En la exposición podrán apreciarse autos clásicos, de la
época de la preguerra, que eran de un gran valor, de baja
producción y que compraban los ricos de ese entonces para
divertirse y demostrar a sus amigos que tenían mucho dinero, y
cuya producción llegó hasta 1948, precisó Luis Silva y
Gutiérrez, quien agradeció el apoyo de la UNAM para la
realización del evento.