abc Radio


Llama Norberto Rivera a no ser cómplices del mal que hoy amenaza a la sociedad

  • Domingo 19 de febrero de 2017
  • en México

Ciudad de México.- El Cardenal Norberto Rivera Carrera llamó a
los católicos a no ser cómplices del mal que amenaza a nuestra
sociedad, a no meter la cabeza en la arena diciendo que no le
importa lo que está sucediendo en la familia, en la escuela, o en
la comunidad local o nacional, por lo que hay que denunciar todo lo
que corrompe a este mundo.

Pero siempre, por caminos pacíficos y con respeto a los seres
humanos, porque no se puede caer en la tentación de pensar que, en
tales circunstancias, el fin justifica los medios; porque “la
violencia no es el camino para curar la sociedad”, afirmó en su
homilía dominical durante la misa celebrada en la Catedral
metropolitana.

Al referirse al capítulo sexto de San Mateo sobre el “canto
ininterrumpido de amor y de perdón…que ahora se sitúa en una de
las fronteras más difíciles de pasar: amar a los enemigos”, y
más cuando enfrentamos una grave situación, que es cuando “El
cristiano no puede hacerse sordo ni ciego, y mucho menos aceptar,
la injusticia, la hipocresía, la mentira, la farsa, la violación
del proyecto de vida y de dignidad que Dios quiere para todos los
seres humanos”.

norberto-1

Rivera Carrera insistió: “…el cristiano no puede ser
cómplice del mal que amenaza nuestra sociedad, no puede meter la
cabeza en la arena diciendo que no le importa lo que está
sucediendo en la familia, en la escuela, o en la comunidad local o
nacional. El cristiano debe enjuiciar evangélicamente los
acontecimientos y denunciar proféticamente todo lo que corrompe a
nuestro mundo”.
Pero, advirtió que todo esto
lo debe cumplir por caminos pacíficos y respetando profundamente a
los seres humanos, porque: “El seguidor de Cristo no puede caer
en la tentación de pensar que, en tales circunstancias, el fin
justifica los medios; que para arreglar la sociedad puede hacer
como otros grupos que siguen la ideología de la
violencia”.

No, esto, no, aunque sea insultado y difamado
por denunciar el mal, defender la vida o proclamar la verdad, como
a menudo sucede. La violencia no es el camino para curar la
sociedad; porque “no se puede seguir a Jesús si se aplica la ley
del talión: ojo por ojo… No se puede seguir a Jesús si se
guarda rencor, resentimiento, odio y deseo de venganza. Todo esto
denigra la dignidad humana”.

norberto-6

Sin embargo, agregó Norberto, “para el cristiano no basta
denunciar y evitar la violencia. La novedad liberadora del perdón
debe sustituir a la insistencia inquietante de la venganza. Pedir y
ofrecer perdón es una vía profundamente digna del hombre y, a
veces, la única para salir de situaciones marcadas por odios
antiguos y violentos".